¡A cara pintada! Piñón Fijo: "No desdoblo mucho mi personaje de la persona"

El payaso fue entrevistado en Línea de Tiempo por Matías Martin y reveló graciosas anécdotas con gente en la calle cuando no estaba disfrazado.

La verdadera identidad de Piñón Fijo es tan mágica y misteriosa para los chicos como la de Papá Noel, y ese misterio es parte del secreto del éxito del entrañable payaso cordobés. Tan profunda es la simbiosis entre la persona y el personaje que hasta el propio Fabián Alberto Gómez compartió sus vivencias en el reportaje que le hizo Matías Martin.

El cordobés nacido el 20 de agosto de 1965 renació hace 25 años como Piñón Fijo y pocos lo conocen a cara lavada. "Son cada vez menos los que me ven sin maquillaje, porque estoy cada vez más tiempo con el maquillaje puesto. En general, paso por la vida desapercibido, hasta que hablo con mi tonada cordobesa", aseguró el artista infantil.

Luego, justificó su presencia en el estudio de Línea de Tiempo con el inconfundible traje de amarillo y rojo: "No sería lo mismo para mí (dar una entrevista sin el disfraz), no sé si yo podría hablar desde el personaje sin tener el personaje. Quizá saldría otra nota si estuviera Fabián. En realidad, yo no desdoblo mucho mi personaje de mi persona, pero hay cositas que me surgen que como Fabián me sentiría medio desubicado".

Por otra parte, cordobés contó anécdotas que le sucedieron en la calle cuando estaba vestido como el simple Fabián. "Una vez iba en un taxi, en mi época de mayor exposición, y me quise hacer el porteño para que el el taxista no se dé cuenta quién era yo. Porque me descubren por mi tonada. Entonces, hablábamos hasta que pasamos frente al teatro Gran Rex, señala el cartel de Piñón Fijo y dice 'este cordobés se la está llevando toda. ¡Es un ladrón!'. Yo me quedé mudo y me reí mucho. Con otro me pasó al revés. Un taxista tucumano que me hablaba de Piñón y durante todo el viaje le decía 'yo soy Piñón'. Pero él seguía hablando, me bajé y me fui. No me creyó nunca".

La mística de Piñón Fijo fue tan fuerte que el artista comentó que un hombre se dio cuenta quién era y trató de convencer a su pequeño hijo de que era el payaso de la tele, pero el niño se obstinó en que su padre estaba equivocado.