Viviana Canosa, indignada tras el asalto que sufrió junto a su hija: "No hice la denuncia porque no me robaron los documentos y no quería perder tiempo"

La conductora de Zapping arrancó su programa hablando del violento robo que sufrió el domingo por la tarde. Su palabra.

El domingo 7 de diciembre fue un día difícil para Viviana Canosa (43). Cuando salía de su casa hacia la farmacia con su hija Martina (1 año y medio) dos motochorros le robaron la cartera violentamente.

"Estoy muy angustiada porque fue muy violento. No por lo que se llevaron sino por la situación de estar saliendo de tu casa con una nena de la mano, yendo a una farmacia a comprar unas leches y de repente te encontrás con unos motochorros (...). No se puede vivir así".

La conductora contó vía Twitter: "Salgo con mi hija a comprar unas cosas a la farmacia y unos hijos de mil put... me roban la cartera. Motochorros mal paridos. Indignada".

El lunes en Zapping, su programa de América, amplió: "Arrancamos diferente el programa. Ayer viví un episodio tremendo para mí, junto a mi hija Martina que tiene un año y medio. Estoy muy angustiada porque fue muy violento. No por lo que se llevaron sino por la situación de estar saliendo de tu casa con una nena de la mano, yendo a una farmacia a comprar unas leches y de repente te encontrás con unos motochorros: uno se bajó de la moto y se subió a la vereda y me arrebató de la cartera. Yo trataba de agarrar a mi hija de la mano para que no se la lleven".

Canosa agregó: "Es lo que nos toca vivir a muchos argentinos, soy una más. Me ha pasado muchas veces pero cuando estás con tu hijo te sentís muy desprotegido. No había policías y la verdad es que estamos en tierra de nadie. Me pregunto por qué el gobierno no atiende este tema. No queremos más vivir con tanta inseguridad, no es justo vivir con tanto miedo. No me quiero hacer la víctima. Ayer no podía hablar de la angustia el miedo. Mi hija también estaba nerviosa y recién se durmió a las 12 de la noche de la tensión que habíamos vivido. Uno se siente vulnerable (...). No se puede vivir así".

Viviana siguió: "Tengo algunas teorías sobre lo que pasó, no sé si fue al voleo o no. Tuve una desgracia con suerte. Alejandro (Borensztein, su pareja y padre de la niña) vino desesperado porque nos habíamos separado hacía dos minutos en la calle. No hice la denuncia porque no me robaron los documentos y no quería perder tiempo para nada".