El romántico fin de semana de Marcelo Tinelli y Guillermina Valdés - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

El romántico fin de semana de Marcelo Tinelli y Guillermina Valdés

El conductor y la modelo se recluyeron en la intimidad de la chacra marítima que el empresario tiene en Punta del Este. Festejos, baile y pasión. Detalles exclusivos de Ciudad.com.

Guillermina Valdés y Marcelo Tinelli (Fotos: Web).

Es oficial. Marcelo Tinelli y Guillermina Valdés están reconciliados y, más pronto que tarde, volverán a mostrarse juntos y enamorados como cuando explotó la noticia del romance, a principios de agosto de 2012. El conductor y la modelo disfrutaron de un romántico fin de semana recluídos en Guanahani, la majestuosa chacra marítima que el empresario posee en Punta del Este.

Tal como adelantó Ciudad.com, Tinelli y Valdés se reencontraron hace tres semanas, en la ciudad uruguaya y, 10 días atrás, viajaron en el más absoluto secreto a una isla del norte de Brasil, donde disfrutaron de cuatro noches. Viajeros, el sábado pasado volvieron a Punta del Este, adonde llegaron cerca de las 14 horas, en un vuelo privado. Para evitar a la prensa, en el aeropuerto la pareja tomó un helicóptero hacia la chacra del conductor de ShowMatch.

El domingo, Marcelo festejó el cumpleaños de la modelo Andrea Burstein, esposa de su gran amigo Federico Ribero. Allí estuvieron los hijos de esta pareja, Francesca y Stéfano, la amiga de Guillermina, Paula Kohan, quien ofició de celestina para la unión entre la ex de Sebastián Ortega y el dueño de Ideas del Sur, y otras 10 personas.

Alegres y divertidos, el grupo celebró desde… ¡las 11 de la mañana hasta las 9 de la noche! Luego de disfrutar de un rico almuerzo, las parejas bailaron toda la tarde al ritmo del Dj David Guetta (el favorito de Tinelli), menearon con canciones de Agapornis y, para el momento retro, corearon temas de Los Abuelos de la Nada. Para coronar el festejo, un grupo de mariachis brindó un show que todos aplaudieron.

El lunes, la lluvia despertó a Marcelo y Guillermina por lo que la vida al aire libre quedó descartada. No es que sea un problema en la chacra de 10 millones de dólares con casi 1.500 metros cuadrados construídos. Además, por más que el cielo uruguayo esté nublado, el sol ya asomó en sus vidas nuevamente.

TE PUEDE INTERESAR