Gonzalo Heredia y su drama por el asalto: “Sentí culpa, porque la idea de mudarnos había sido mía” - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Gonzalo Heredia y su drama por el asalto: “Sentí culpa, porque la idea de mudarnos había sido mía”

El actor recordó la violenta situación que vivió en Munro, su barrio de la infancia donde fue a vivir con Brenda Gandini y su hijo.

Gonzalo Heredia (Foto: Jennifer Rubio - Ciudad.com)

El presente laboral de Gonzalo Heredia está lleno de buenas noticias. Protagoniza la obra El don de la palabra, con Sofía Gala, Andrea Politti y Guillermo Arengo, y en marzo vuelve a Polka para sumarse a Farsantes.

Pero en una entrevista con Luz, además de hablar de su hijo y de su relación con Brenda Gandini, fue inevitable la pregunta sobre el violento asalto que vivió en su nueva casa de Munro, barrio en donde pasó su infancia y donde había decidido mudarse junto a su pareja y su pequeño hijo Eloy.

"Cuando me pedían dinero y yo les decía que no tenía nada, lo único que pensaba era eso: ahora me pegan un tiro", recordó Heredia.

“Fue muy duro, un atropello horrible a todo lo que veníamos construyendo. Por suerte fue todo muy tranquilo con respecto a Eloy (no estaba en la casa ni Brenda tampoco). Pero en ese momento yo sólo podía pensar en lo peor. De hecho tenía una pistola en la cabeza… Me acuerdo que cuando me pedían dinero y yo les decía que no tenía nada, lo cual era verdad, lo único que pensaba era eso: ahora me pegan un tiro. Fue un momento de mierda, no se lo desearía ni a mi peor enemigo”, comentó.

Y si bien las versiones periodísticas indican que la pareja decidió irse del barrio luego de este episodio, Gonzalo evitó hablar del tema: “Lo que pasó me hizo entender que lo mejor para todos es no dar detalles de la vida privada en los medios. Cuando conté que nos íbamos a Munro fue porque quería compartir una alegría con todos”.

Y por último admitió que había sentido culpa por lo sucedido. “Sentí culpa porque la idea de mudarnos ahí había sido mía. Por supuesto, después empecé a procesar esa culpa y a entender algo que es evidente: si hubiese apenas imaginado que había una mínima posibilidad de vivir algo así, no me mudaba ni loco”, concluyó.

Una mala experiencia con aprendizaje que deberá dejar atrás.  

TE PUEDE INTERESAR