Eugenia Tobal y China Suárez: ¿seducidas y abandonadas?