Las fotos hot de Tyago Griffo, el hijo de la Bomba Tucumana: "Cuando bailamos con Barby Silenzi, no voy a negar que algo me pasa, pero hago fuerza para que no me pase nada"

El cantante de Tru-la-lá, nueva figura de ShowMatch, habló con Ciudad de su vida como músico, su fanatismo por el fútbol, su relación con las mujeres (en especial, con Barby Silenzi) y su historia familiar. ¡Y hay producción sexy!

Fernando Gatti

Desde muy chico la música fue parte crucial de la vida de Santiago "Tyago" Griffo (25), como buen hijo de dos referentes de la movida tropical, Gladys la "Bomba Tucumana" (52) y Ariel “El Príncipe” Griffo (52). Sin embargo, su gran pasión fue el fútbol, deporte en el que jugó hasta la Cuarta División de equipos de Tucumán, e intentó probarse en las inferiores de San Lorenzo sin la suerte necesaria para alcanzar la Primera.

Pero la vida le dio revancha. Si bien hoy el tucumano no brilla en el club de Boedo, en menos de un mes de exposición mediática pasó a convertirse en una de las atracciones de ShowMatch, el programa que conduce el vicepresidente del Cuervo. Fue todo como un sueño hecho realidad en la vispera de su cumpleaños, cuando Marcelo detectó el carisma del cantante de Tru-la-lá la noche en que fue a apoyar a su mamá en su debut en la pista.

Transformado en la estrella de la hora, Tyago Griffo se confesó en una nota con Ciudad y además justificó su fama de adonis, en una producción de fotos muy sexy.

"Mimi me pegó debajo del cinturón al dudar de mi heterosexualidad, porque por un lado no tenía nada que ver. Por el otro, es algo irreal, que no es verdad. Haberlo dicho así, tan libremente en la tele me parece una estupidez. Pero ya pasó, porque ella me ofreció disculpas públicas. Primero me enojé, obvio, pero después me lo tomé con gracia".

-¿Cómo te instalaste en Buenos Aires?

-Ahora me alojo en un hotel, los fines de semana viajo por el Interior para hacer los shows con Tru-la-lá. La realidad es que si bien nací en Tucumán, vivo hace cinco años en Córdoba, porque tengo mi carrera allá.

-Es posible que tu mamá jamás haya pensado que estaría en el Bailando. Ahora, ¿cómo fue para vos entrar casi por la ventana al programa de Tinelli?

-Fue un poco raro, la verdad. Lo tomo de la mejor manera porque no es algo que buscaba, que anhelaba ni tampoco lo esperaba. Esa noche fui a acompañar a mi mamá, Marcelo hizo todo lo que hizo ese día, le gustó y después me llegó la propuesta. Obvio que es una oportunidad que no se le da casi a nadie y la acepté. Fue el jueves 8 de junio, a la medianoche del 9 ya era mi cumpleaños, así que imaginen lo feliz que arranqué mi cumpleaños.

-Quizá sea muy pronto para hacer evaluaciones, ¿pero notaste algún cambio en los shows ahora que sos famoso a nivel nacional?

-Pasaron dos fines de semana de trabajo como para medirlo bien. Pero sí, la exposición cambió mucho porque es muy masiva. El fin de semana fuimos de gira por Catamarca y la gente ahora habla más del Bailando que del grupo. Igual, la verdad es que no sé si nuestro representante ahora recibe más pedidos para presentaciones... Le voy a preguntar, ja, ja. Como tenemos las fechas vendidas con anticipación, la agenda hasta fin de año por el momento no se modificó. Calculo que sí, que aumentará la demanda. Igual, vamos a empezar a tocar una vez al mes en Buenos Aires...

-¿Cómo fue que llegaste a convertirte en la voz de Tru-la-lá?

-Mi representante también es representante de ellos, se dieron algunos cambios en la banda y pasó hace cuatro meses. Es algo que yo siempre soñé, porque Tru-la-lá es un grupo de cuarteto con más de 32 años de trayectoria, uno de las más importantes de todo el país. Pasaron muchos cantantes talentosos por ahí y es un grupo que se renueva, que sigue vigente. Antes de esto, en Córdoba yo tenía mi propio grupo, que se llama Kimbara, con los que pude presentarme en La Rioja, Córdoba, San Juan, Tucumán… Pasa que el cuarteto es mucho más under que la cumbia.

"No pasa nada con Barby (Silenzi). Vamos a llevar esto con cautela porque no quiero que se mezclen las cosas, estamos trabajando juntos. Ahora estoy soltero y aceptaría salir a tomar un café con cualquier mujer, ja, ja".

-Hay algo de mito, pero mucho de realidad, en cuanto a que los músicos ceden ante las insinuaciones de las fanáticas que logran llegar hasta los camarines… ¿Cómo es tu experiencia al respecto?

-Es un poco así. Puede ser, ja, ja. Más en este tipo de música en la que es real que pasa de todo. Me ha pasado… No tanto, pero me ha pasado. Obviamente que son cosas que están al alcance de la mano y uno puede hacer lo que sea, con quien sea, aunque ahora no pasa tanto. El desafío ahí es mantener la cordura.

-Arrancaste a los 20 años… ¿Te tentabas más en ese entonces?

-Sí, un poquito, ja, ja, ja. Siempre está la tentación al alcance de la mano, es verdad.

-Hace muy poco Mimi, la mujer de El Tirri, puso en duda tu heterosexualidad. ¿Creés que se fue de tema con ese comentario?

-Me parece que me pegó debajo del cinturón, porque por un lado no tenía nada que ver. Por el otro, es algo irreal, que no es verdad. Haberlo dicho así, tan libremente en la tele me parece una estupidez. Pero ya pasó, porque ella me ofreció disculpas públicas, hasta por Twitter. Primero me enojé, obvio, pero después me lo tomé con gracia.

-Ahora estás soltero, ¿pero llegaste a enamorarte?

-Sí, vengo de un noviazgo de un par de años con una chica de Córdoba. Se terminó por cuestiones personales, de pareja y peleas. Es muy difícil para una mujer estar en pareja con alguien que trabaja de noche y vive de noche como yo. Terminamos como cualquier pareja, en buenos términos.

-¿Sos celoso?

-Sí, pero en la medida de lo normal. Nada extremo, sin boludeces. Cuando veo cosas que no son correctas, sí me pongo celoso.

-¿Te encaran por las redes sociales?

-Sí, mandan de todo. Siempre existió eso, pero ahora muchísimo más.

"¿Qué tipo de mujer me gusta? Rubia o morocha, no tengo un estereotipo de mujer. Me tienen que gustar, ser simpáticas, divertidas, inteligentes, buenas personas. Nada más. Ahora, si me dan a elegir, prefiero toda la vida que tenga buena cola a lolas grandes".

-Vos contás que es normal que las chicas te encaren, ¿pero vos sos de ir a seducir?

-Hay de todo, porque las chicas mandan cualquier cosa por privado. Pero si una chica me gusta, encaro yo, más vale. No tengo ninguna técnica en particular, sino que siento que conozco del tema de las mujeres, conozco los gustos de cada mujer. Soy simplemente yo a la hora de encarar, auténtico. Lo que menos hago es seducir con el tema del canto o la música, jamás lo hice.

-¿Cómo es tu relación con Barby Silenzi? Ella nos dijo que sos el tipo de hombre que le gusta...

-Ja, ja. No pasa nada con Barby. Vamos a llevar esto con cautela porque no quiero que se mezclen las cosas, estamos trabajando juntos. Cuando bailamos, no voy a negar que algo me pasa, pero hago fuerza para que no me pase nada. Todos me preguntan lo mismo. Ahora estoy soltero y aceptaría salir a tomar un café con cualquier mujer, ja, ja.

-¿Qué tipo de mujer te gusta?

-Rubia o morocha, no tengo un estereotipo de mujer. Me tienen que gustar, ser simpáticas, divertidas, inteligentes, buenas personas. Nada más. Ahora, si me dan a elegir, prefiero toda la vida que tenga buena cola a lolas grandes.

-Tenés el físico muy marcado… ¿te quedó de la época de atleta?

-Sí. La verdad es que no hago nada de ejercicio, debería arrancar con el gimnasio ahora que estoy en la televisión y le quiero meter con todo.  

-¿Cambiaste tu forma de vestirte ahora que tenés asesores de vestuario?

-Siempre le di muchísima importancia a mi look, a mi forma de vestirme. Invierto muchísimo tiempo en eso. Lo bueno es que ahora aparecieron muchísimas marcas interesadas y estamos evaluando ofertas. Todavía no me llamaron, pero haría campañas de publicidad.

-¿Cómo es la relación con tu papá?

-Muy buena. Quizá se malinterpretó lo que dije alguna vez. Es que yo recién a los 20 años me fui a vivir con él a Córdoba. Desde entonces tengo una relación mucho más cotidiana con mi papá y esa parte de mi familia. Hasta ese entonces había vivido sólo con mi mamá. Además, soy hijo único de parte de mis dos papás. En cuanto a mi papá, era cantante cuartetero y ahora tiene una agencia de autos en Córdoba y de vez en cuando hace alguna que otra gira por San Juan o Tucumán, porque su público todavía lo ama.

"Me gusta mucho el fútbol, llegué a jugar en la Cuarta de Central Norte de Tucumán y Huracán de Córdoba, y estuve dos meses a prueba en San Lorenzo. Nunca llegué a jugar en la Primera de un equipo por vago y por la música. Soy fanático de Atlético Tucumán e hincha de River".

-Fuera de la música, ¿qué otras cosas te gustan?

-Me gusta mucho el fútbol, llegué a jugar en la Cuarta de Central Norte de Tucumán y Huracán de Córdoba, y estuve dos meses a prueba en San Lorenzo. Siempre estuve muy ligado al fútbol, pero nunca llegué a jugar en la Primera de un equipo por vago, falta de constancia y por la música. Soy fanático de Atlético Tucumán e hincha de River. Antes era de ir muy seguido a la cancha. Ahora hace mucho que no juego, no me lo permiten para que no me golpee. También me gusta ir al cine o jugar a la PlayStation, me encanta el FIFA.

-Es posible que a fin de año te tienten para estar en alguna obra de teatro. ¿Aceptarías?

-Estaría bueno, estoy abierto a todo porque estoy en el medio. Siempre estuve ligado. Es lo que me gusta y de lo que quiero vivir.  

-¿Y si te proponen que abandones el cuarteto para proyectarte en el mercado internacional como artista pop?

-Sí. Hay una posibilidad, tengo una propuesta para hacer un single. Estoy abierto a hacer lo que sea a nivel artístico, sé que puedo hacerlo.

 

Fotos: Musepic 

Producción: Aldana Moreno Lusianzoff  / IG: @adealdanaok / TW: @aldimoreno

Locación: Hotel Bolívar, Bolívar 886, San Telmo / IG: @hotel_bolivar

Logística: La llave de Alegra Films / IG: @lallavedealegra 

Maquilló: Belén Díaz para Silvina Roccisano Studio Make up

Agradecimientos: Indumentaria Dogma / FB: Dogmaind / IG: @dogmaind / TW: @dogmaind  / Av. Avellaneda 2955 - Paso 452, CABA.