Murió David Bowie: adiós a un ícono de la música - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Murió David Bowie: adiós a un ícono de la música

El rockero, que acababa de lanzar su último disco, falleció en Nueva York a causa de un cáncer. Tenía 69 años. El mensaje de su familia y la tristeza de sus fans. 

David Bowie murió a sus 69 años en Nueva York  (Fotos: AFP).

Tan sólo días atrás, el viernes 8, David Bowie cumplía 69 años y lo celebraba lanzando su nuevo disco, Blackstar. Nada hacía prever la noticia que esta madrugada conmocionó al mundo de la música: el legendario rockero murió a causa de un cáncer.

Su familia emitió un comunicado a través de las cuentas oficiales de Twitter y Facebook del músico confirmando su muerte: “David Bowie murió en paz hoy rodeado de su familia al término de una valiente batalla de 18 meses contra el cáncer. Muchos de ustedes compartirán esta pérdida. Pedimos que respeten la privacidad de la familia durante el tiempo de duelo”, reza el escrito fechado el domingo.

Según trascendió, Bowie se encontraba en la ciudad de Nueva York junto a sus seres más queridos. Su hijo, el director de cine Duncan Jones, se expresó en Twitter luego de que se difundiera la noticia: “Lamento mucho y me entristece decir que es verdad”. Incluso David Cameron, el primer ministro británico, comunicó su pesar en la red social: “Crecí escuchando y viendo al genio del pop David Bowie”, aseguró.

Y no fue el único. Cinco generaciones crecieron al ritmo de la música de Bowie, un artista que se destacó por su estilo innovador desde que su sencillo Space Oddity causó sensación en Gran Bretaña en julio de 1969. De allí en más, David no hizo más que crecer y editó en total 25 discos: Space Oddity (1969), The man who sold the world (1970), Hunky Dory (1971), The rise and fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars (1972), Aladdin Sane (1973), Station to Statation (1976), Young Americans (1975), Low (1977), Heroes (1977), Scary Monsters (1980), Let`s Dance (1983), Never let me down (1987), Outside (1995), Heathen (2002), Reality (2003), The Next Day (2013) y finalmente el mencionado Blackstar, que ya había recibido excelentes críticas por parte de la crítica.

“Lo que hago es muy sencillo, es solo que mis elecciones son muy diferentes de las de otras personas”, había confiado alguna vez sobre su estilo tan particular y que dejó una marca imborrable en la historia de la música.

 

TE PUEDE INTERESAR