Jennifer Aniston y un fuerte descargo contra la prensa: "No estoy embarazada, estoy harta" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Jennifer Aniston y un fuerte descargo contra la prensa: "No estoy embarazada, estoy harta"

La actriz defendió públicamente a las mujeres que no han sido madres, las solteras y a las que se las critica por su cuerpo.

Jennifer Aniston y un fuerte mensaje público (Foto: AFP).

Uno podría pensar que a esta altura Jennifer Aniston ya estaría acostumbrada al escrutinio de la prensa. Pero la actriz se niega a tomar como normal las infinitas especulaciones sobre su vida personal y su físico, que se pueden leer a diario en los medios del mundo.

Con firmeza, una de las mujeres más famosas de Hollywood decidió alzar su voz y hacerse escuchar en medio de nuevos rumores de embarazo con su marido Justin Theroux: “No estoy embarazada, lo que estoy es harta”, asegura en un descargo público que publicó en The Huffington Post.

“Estoy harta del escrutinio como deporte y de la vergüenza sobre el cuerpo que se producen diariamente bajo el pretexto del periodismo (…) La manera en la que soy retratada por los medios de comunicación es simplemente un reflejo de cómo se ve y se retrata a las mujeres en general, medidas a través de los estándares de una belleza deformada”, reza uno de los párrafos de su comunicado.

“Estamos completos con o sin una pareja, con o sin un niño. Decidamos por nosotras mismas qué es la belleza cuando se trata de nuestros cuerpos. La decisión es nuestra y sólo nuestra (…) No es necesario casarse o ser madre para sentirse completa (…) Me niego a sentir que valgo menos porque mi cuerpo cambie, me haya comido una hamburguesa o sea fotografiada desde un ángulo extraño, que lleve a dos conclusiones: o embarazada o gorda. Por no mencionar lo incómodo que es cuando te felicitan amigos, compañeros de trabajo y extraños por un supuesto y ficticio embarazo (algo que me suele pasar una docena de veces al día)”.

"Estamos completos con o sin una pareja, con o sin un niño. Decidamos por nosotras mismas qué es la belleza cuando se trata de nuestros cuerpos. La decisión es nuestra y sólo nuestra. No es necesario casarse o ser madre para sentirse completa".

A continuación, el texto completo de Jennifer:

Permítanme comenzar diciendo que abordar el chisme es algo que nunca he hecho. No me gusta dar energía a la empresa de las mentiras, pero quería participar en una conversación más grande que ya ha comenzado y debe continuar. Ya que no estoy en las redes sociales, decidí poner mis pensamientos aquí por escrito.

Para que conste, yo no estoy embarazada. Lo que estoy es harta. Estoy harta de este supuesto deporte de humillación física que se realiza todos los días con el pretexto de "periodismo", la "Primera Enmienda" y "noticias de las celebridades".

Todos los días mi marido y yo somos acosados por los fotógrafos que se encuentran afuera de nuestra casa, que cruzarán cualquier límite para obtener cualquier tipo de foto, incluso si eso significa ponernos en peligro a nosotros o a desafortunados peatones que casualmente están en las cercanías. Pero, dejando a un lado el aspecto de la seguridad pública, me quiero centrar en el cuadro más grande de lo que este ritual tabloide loco representa para todos nosotros.

Si yo soy una especie de símbolo para algunas personas por ahí, entonces es claro que soy un ejemplo de la lente a través del cual todos, como sociedad, consideramos que son nuestras madres, hijas, hermanas, esposas, amigas y colegas. La objetivación en la que ponemos a las mujeres es absurda e inquietante. La forma en que soy retratada por los medios de comunicación es simplemente un reflejo de cómo nos vemos y cómo presentan a la mujer en general, en comparación con algún estándar deformado de la belleza. A veces, las normas culturales sólo necesitan una perspectiva diferente para que podamos verlas como lo que realmente son: una aceptación colectiva… un acuerdo inconsciente.

Estamos a cargo de nuestro acuerdo. Las niñas de todo el mundo están absorbiendo nuestro acuerdo, pasivamente o de otra manera. Y comienza temprano. El mensaje de que las niñas no son bonitas si no son delgadas, que no son dignas de nuestra atención a no ser que se vean como una supermodelo o una actriz en la portada de una revista es algo que todos compramos de buena gana. Este condicionamiento es algo que las chicas llevan desde la pubertad. Utilizamos "noticias" de celebridades para perpetuar esta visión deshumanizada de las mujeres, centrada únicamente en la apariencia física, y los tabloides se convierten en un evento deportivo de la especulación. ¿Está embarazada? ¿Está comiendo demasiado? ¿Se dejó estar? ¿Su matrimonio está en las rocas debido a que la cámara detecta alguna "imperfección" física?

"Me niego a sentir que valgo menos porque mi cuerpo cambie, me haya comido una hamburguesa o sea fotografiada desde un ángulo extraño, que lleve a dos conclusiones: o embarazada o gorda. Por no mencionar lo incómodo que es cuando te felicitan amigos, compañeros de trabajo y extraños por un supuesto y ficticio embarazo (algo que me suele pasar una docena de veces al día)".

Solía pensar que los tabloides eran como los cómics, que no deben ser tomados en serio, que son sólo una telenovela que la gente sigue cuando necesita una distracción. Pero realmente no puedo decirlo más porque el acecho y la objetivación que he experimentado de primera mano desde hace décadas reflejan la forma deformada en que calculamos el valor de una mujer.

El mes pasado, en particular, me ha mostrado cómo definimos el valor de una mujer basado en su estado civil y maternal. La gran cantidad de recursos que gasta la prensa tratando de descubrir si en este momento estoy o no embarazada (hasta ahora, infinitas veces… pero quién está contando) apunta a la perpetuación de esta noción de que las mujeres son de algún modo incompletas, sin éxito, o infelices si no están casadas y no tienen hijos. En este último ciclo de noticias sobre mi vida personal ha habido fusilamientos en masa, incendios forestales, las principales decisiones de la Corte Suprema, una elección próxima y cualquier número de temas de interés periodístico más importantes a los que "los periodistas" podrían dedicarse.

Estamos completos con o sin pareja, con o sin un niño. Tenemos la oportunidad de decidir por nosotros mismos lo que es bello cuando se trata de nuestros cuerpos. Esa decisión es nuestra y sólo nuestra. Vamos a tomar esa decisión por nosotros mismos y por las mujeres jóvenes en este mundo que se ven en nosotros como ejemplos. Vamos a hacer que la decisión sea consciente, fuera del ruido de los tabloides. No necesitamos estar casadas o ser madres para estar completas. Tenemos la oportunidad de determinar nuestro propio "felices para siempre".

Me he cansado de ser parte de esta narrativa. Sí, puedo ser madre algún día y si alguna vez lo hago, van a ser los primeros en saber. Pero no estoy en la búsqueda de la maternidad porque me siento incompleta de alguna manera, como nuestra cultura de noticias sobre las celebridades lleva a todos a creer. Resiento cuando me hacen sentir "menos" porque mi cuerpo está cambiando y/o comí una hamburguesa en mi almuerzo y fui fotografiada desde un ángulo extraño y por lo tanto se me considera, o "gorda" o" "embarazada". Y ni hablar de la dolorosa incomodidad que conlleva ser felicitada por mis compañeros de trabajo, amigos y desconocidos sobre el embarazo ficticio (a menudo una docena de veces en un solo día).

A partir de años de experiencia, he aprendido prácticas sensacionalistas muy peligrosas, y que sin embargo no van a cambiar, al menos en el corto plazo. Lo que puede cambiar es nuestra conciencia y reacción a los mensajes tóxicos enterrados dentro de estas historias aparentemente inofensivas, servidas como verdad, y dar forma a nuestras ideas de lo que somos. Tenemos la oportunidad de decidir la cantidad que compramos de lo que está siendo servido, y tal vez algún día la prensa rosa se verá obligada a ver el mundo a través de una lente diferente, más humanizada, porque los consumidores simplemente han dejado de comprar mierda.

 

TE PUEDE INTERESAR