Verónica Varano en una charla sin filtros: "No me hago problema en decir mi edad, tengo 51 años y estoy feliz de la vida" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Verónica Varano en una charla sin filtros: "No me hago problema en decir mi edad, tengo 51 años y estoy feliz de la vida"

La conductora de Informadísimos, por Ciudad Magazine, visitó la redacción de este sitio y reveló sus secretos de belleza, confesó una cirugía y habló de su inolvidable protagónico junto a Luis Miguel en el video Entrégate.

Verónica Varano visitó la redacción de Ciudad y charló con este sitio.

Dueña de una impactante belleza natural, Verónica Varano no tiene reparos en contar que a sus 51 años vive uno de los mejores momentos de su vida.

La conductora de Informadísimos (de lunes a viernes de 10 a 12.30 hs. por Ciudad Magazine) transita un presente soñado, feliz con su trabajo, rodeada de sus tres hijos y en pareja con Martín Lombardero (54) desde hace casi diez años. Además, Varano es fanática del deporte y es profesora de yoga, de pilates y también se anima al "baile del caño" o pole dance.

En una charla súper relajada con este sitio, Vero reveló sus secretos de belleza, se animó a confesar una reciente cirugía y recordó cómo vivió -hace casi 30 años- una semana con Luis Miguel en Bariloche filmando el video de Entrégate, uno de los hits del mexicano.

"Empecé en este medio sin decidirlo porque a los tres meses de vida fui modelo de un comercial de leche en polvo y a los casi 6 años hice La Mary. En el colegio se tornó pesado, te diría que me hicieron bullying. Era la distinta, la diferente y me lo hicieron sentir".

-¿Cómo vivís esta etapa de tu vida?

-Después de los 50 elegís vos, es como la segunda adolescencia, ja, ja. Ya criaste a tus hijos, estás liberada. Yo no tengo problema en decir mi edad, tengo 51 años y estoy feliz de la vida. Además, estoy trabajando con el tema y compartiendo mis sensaciones con 50 plus, que es una plataforma con contenidos para personas de más de 50 años: sexualidad, deportes, temas para seguir instruyéndose, divirtiéndose. Además, ahora ya están grandes mis hijos (N. de la R.: es mamá de Nicolás, de 21, Arturo, de 19 y María, 17, de su matrimonio con Fernando Elsztain), ya están criados, están en la facu los dos más grandes y me queda la más chica que todavía está en la secundaria. Cuando ellos eran chiquitos la verdad es que elegí trabajar muchísimo menos y dedicarme a la actuación. Es más, creo que hasta sus 10 años años, ni sabían cuál era mi trabajo porque los llevaba al colegio, me iba a trabajar y los buscaba a la tarde. En ese momento no hacía eventos, no trabajaba en el Interior los fines de semana, cosa que ahora sí, ahora trabajo a full, ja. No tienen otra opción que no sea tener una mamá famosa, pero me quieren así, ja. Somos una familia re normal, tranquila, re común. A veces aprovechan cuando les consigo algo, pero el tema es que los tengo que acompañar...

-¿Qué recordás de tus comienzos?

-Empecé en este medio sin decidirlo porque a los tres meses de vida fui modelo de un comercial de leche en polvo y a los casi 6 hice La Mary. Además hice un montón de comerciales, doblajes, más pelis, después me fui a trabajar como modelo afuera durante mucho tiempo. Siento que siempre la profesión de modelo me buscó a mí, me encontraban en la calle, tanto acá como en Brasil y me proponían trabajos. Lo que sí busqué yo acá fue mi trabajo como conductora, eso lo decidí yo. Al principio me costó un poco porque el envase no coincidía con lo que yo venía haciendo o estudiando, pero de a poquito empecé a sentirme más segura y a demostrar que estaba por lo que era internamente y no sólo por cómo lucía. De todos modos, la imagen también tiene mucho que ver, pero a veces uno piensa "eso me lo dio Dios, lo demás lo trabajé".

-¿Cómo vivías el trabajo cuando eras chiquita?

-En ese momento era común hacerlo, era un juego que tanto mis hermanos como yo lo hacíamos. El tema fue cuando hice La Mary y en el colegio se tornó pesado, te diría que me hicieron bullying. Era la distinta, la diferente y me lo hicieron sentir. La película era muy fuerte, con escenas de sexo que incluso en ese momento no nos dejaron ver y el día del estreno, hicimos las fotos pero después nos mandaron a una pizzería, ja, ja. Fue muy divertido. En el colegio era diferente, a veces me decían cosas hirientes, pero siento que eso me dio fortaleza y también recursos para todo lo que es actoral. 

-Se te ve espléndida: ¿cuáles son tus rutinas de belleza?

-Mirá, por momentos fui vegetariana, por otros dejé de comer harinas por completo y descubrí que el secreto es comer lo que te haga bien. Si no tenés ganas de comer carne, no comas; si no te gustan comer tanta harina, podés optar por las integrales. Pero siempre tomar mucha agua y hacer actividad física, pero algo que disfrutes. Puede ser andar en rollers, en bici, caminá, hacé yoga, pero ¡movete! estar con el traste en la silla, ¡no! Lo importante es moverse. Dentro de poco por Instagram voy a hacer un desafío que es un plan de alimentación y ejercicios durante 15 días, va a ser gratis y la idea es que lo hagamos entre todos por ahí. La clave es no dejarse estar. Después de los 35, ya no es lo mismo. Por más que cierres la boca y digas "voy a bajar unos quilitos", la "carne" se cae, los músculos no tienen la misma tensión. Yo hice profesorado de pilates, de yoga, zumba, personal trainer, todo para adentrarme en el mundo del wellness.

-¿Con qué te quedás de todas esas actividades o cuáles son las que más te gusta practicar?

-Depende la etapa de tu vida tenés alguna actividad que te pueda gustar. En mi caso, ahora me encanta hacer "caño" o pole dance, tela, stetching. Pero creo que lo más completo para todas las edades y que tiene una disciplina atrás es el yoga. Soy profe y me encanta dar clases, que además, son gratis porque doy en una plaza cerca de mi casa y la gente se va sumando. Tengo la posibilidad de haber estudiado y devolver un poco todo lo lindo que me dio la vida y siento que si lo hago gratis y no lucro con eso, el otro lo va a recibir de otra manera.

-¿Tenés cirugías o te animarías a hacértelas?

-Sí, tengo. Hace muy poquito me hice un mini lifting. No lo había contado en cámara, pero tampoco lo oculto. En el canal me hacían reír para que me salten los puntos. Me decidí porque tenía esto (se señala la piel que recubre la mandíbula) que me colgaba un poco y yo siempre tuve bien definida esa parte, qué sé yo, ja, ja, ja. Cada uno... Las arrugas no me preocupan, pero mi médico Claudio Telesenian es crack y me lo hice. Me haría todo lo que me haga sentir bien, lo que no me gusta para nada son los rellenos, no tengo botox ni nada parecido. Y otro tip bueno, pero ya en el terreno de la gimnasia, es trabajar lo que se llama el "corset muscular", porque con los años sino esa parte va perdiendo fuerza y terminás siendo una heladera, ja, ja.

-¿Qué recordás de la semana que compartiste con Luis Miguel en Bariloche filmando Entrégate?

-Mirá, los trabajos más importantes de mi vida se han dado por un toque de suerte. En ese caso, él me eligió para el video de Entrégate porque me vio en una revista en Miami. Yo en ese momento vivía en Brasil y lo conocía a él, pero como uno más dentro de los músicos de la época como Menudo, etc. Cuando me llamaron, me reuní con él en un restaurant de Recoleta y me pareció súper amoroso. Me mostraron lo que teníamos que hacer y me dijeron que íbamos a ir a un lugar para ellos "exótico" que resultó ser Bariloche, al que por supuesto yo me había ido de viaje de egresados. Estuvimos una semana allá, había unos equipos impresionantes para filmar. En ese momento él me contó que estaba en marcha su proyecto para hacer Romance, su primer disco de boleros junto a Armando Manzanero, así que sé toda la interna de eso que fue re lindo. Yo por mi parte los conocía por mi papá porque a él le encantaban los boleros, así que me sabía todas las canciones de memoria. En ese momento me pareció una persona muy simple y al tercer día, tanto con él como con todo el equipo ya éramos como amigos. No es que era la estrella y todos los demás alrededor. No sé si después cambió porque no seguí en contacto, pero era súper simple.

-¿Vos en ese momento estabas en pareja?

-Sí, yo estaba de novia. 

-¿Y él intentó algo?

-(Se ríe con picardía) Mmm... nada, todo bien, todo bárbaro.

-¿Te pareció muy lindo?

-Sí, muy buen mozo, se cuidaba muchísimo. Entrenaba mucho, tenía su personal trainer y yo siempre fui muy deportista también así que compartíamos eso. ¡Fue hace casi 30 años! Fue una muy linda experiencia.

-¿Es verdad que, además de ser modelo, conductora, profesora de yoga y demás, hablás cinco idiomas?

-Sí: castellano, italiano, inglés, portugués y francés. Y te explico el por qué. Soy de familia italiana, de hecho tengo la doble nacionalidad, así que por eso sé el idioma. Inglés aprendí porque fui a una escuela escocesa, después viví cuatro años en Brasil y aprendí portugués. Pero lo más curioso es por qué estudié francés. Fue porque cuando participé de La Mary escuché cómo hablaba Daniel Tinayre (director de la película y quien fuera marido de Mirtha Legrand) y volví a mi casa y le dije a mi mamá "quiero hablar como ese señor", era tan dulce.

"Hace muy poquito me hice un mini lifting. No lo había contado en cámara, pero tampoco lo oculto. En el canal me hacían reír para que me saquen los puntos. Me decidí porque tenía esto (se señala la piel que recubre la mandíbula) que me colgaba un poco y yo siempre tuve bien definida esa parte, qué sé yo, ja, ja, ja. Cada uno... Me haría todo lo que me haga sentir bien, lo que no me gusta para nada son los rellenos, no tengo botox ni nada parecido".

-Volviendo al presente: ¿cómo te sentís al frente de Informadísimos en su octavo año en el aire?

-¡Me encanta! Este año se fue Carlos Monti y me costó mucho, mucho, mucho separarme de él. Yo ya lo miraba y sabía qué estaba pensando, es mi amigo. Pero bueno, después llegó Hernán Drago, a quien conozco de haber trabajado muchísimo en eventos con él, más Claudio Albarenque y Lio Pecoraro y estamos muy contentos. En todo este tiempo hemos pasado días de reírnos hasta no poder parar, también nos hemos emocionado, cada uno ha vivido experiencias personales diversas. Pero un día que siempre recuerdo es el posterior al descenso de River a la B Nacional. Carlos, que es fanático de River, estaba con un humor de perros y no había forma de remarla.

-¿Qué mirás en Ciudad Magazine?

-Amo las maratones de películas de los findes, también me encanta La familia Ingalls, que era mi serie favorita desde chiquita. Y miro MShow, La Jaula de la moda y La Previa del show. Además, soy fan del sitio, es la primera página que veo a la mañana, estoy muy orgullosa porque está increíble, siempre con un picadito de todo. ¡Y pensar que antes detestaba todo lo que tuviera que ver con espectáculos! Pero desde que conocí a Carlos aprendí a mirar desde otro lado y ahora hasta defiendo el rubro, ja, ja.

TE PUEDE INTERESAR