Úrsula Vargues reveló que rechazó una invitación a salir de Mauricio Macri, cuando era presidente de Boca: "Un día me enojé y le dije 'no me llames más'" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Úrsula Vargues reveló que rechazó una invitación a salir de Mauricio Macri, cuando era presidente de Boca: "Un día me enojé y le dije 'no me llames más'"

La panelista confesó que muchos años atrás, el actual mandatario se interesó en ella, pero la que estaba de novia era ella...

">

El hecho de que Carolina "Pampita" Ardohain abandone sorpresivamente los últimos minutos de la grabación de ShowMatch -que saldrá al aire esta noche- para irse a Miami, fue largamente debatido en varios programas de la televisión. Pero, inesperadamente, mientras hablaban de los privilegios en Ideas del Sur, el tema sirvió como disparador para que Úrsula Vargues (38) confiese en Nosotros a la Mañana que, vaaaarios años atrás, Pablo "Chato" Prada (50) y hasta Mauricio Macri (57), la invitaban a salir.

"Nos conocimos porque él era presidente de Boca y yo le fui a hacer una nota para El Garage. Hubo varios llamados, un día me enojé, y le dije: 'No me llames más'. Ahí no era el Presidente de la Nación. Era Mau", dijo Úrsula.

"En ese época (en la que Martín Bossi se presentaba por primera vez en el Lema Café) te perseguía el Chato Prada. La llamaba para que vaya al Bailando y ella le decía que no… ¡Y el presidente te arrastraba el ala!", acotó Fernanda Iglesias, logrando que su compañera se vea en la obligación de abrir el arcón de los recuerdos amorosos y contar su vínculo pasado con Macri.

"Era muy joven. Yo tenía un novio en Japón y cada vez que me llamaba me salía privado y yo me tiraba (al teléfono) cual doncella a su príncipe. Pero era Mau... Nos conocimos porque él era presidente de Boca y yo le fui a hacer una nota para El Garage.  Hubo varios llamados, pero yo me empecé a calentar porque atendía pensando que era Juan. Y un día me enojé y le dije: 'No me llames más'. Ahí no era el Presidente de la Nación. Era Mau", confesó Úrsula, sin poder contener la risa tras describir ese momento como una divertida anécdota.