La tristeza de Alberto Cormillot por la muerte de su exmujer: "Estábamos separados, pero nos vimos todos los días durante 56 años" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

La tristeza de Alberto Cormillot por la muerte de su exmujer: "Estábamos separados, pero nos vimos todos los días durante 56 años"

El médico contó cuánto extraña a Mónika, con quien fundó su clínica y murió a principios de septiembre, y le dedicó cariñosas palabras.  

La tristeza de Alberto Cormillot por la muerte de su exmujer: "Estábamos separados, pero nos vimos todos los días durante 56 años"

Aunque estaban separados desde 1976, Alberto Cormillot (79) y su exesposa Mónika continuaron trabajando codo a codo hasta el último día. El 2 de septiembre, tras batallar con el cáncer durante 2 años, su exmujer murió. La excelente relación que el doctor forjó con la madre de sus hijos, de la que nunca se divorció, hizo que el médico hoy sienta la gran ausencia de la mujer que fue fundamental en su vida sentimental y profesionalmente.

"No me gusta decir que era mi exesposa porque nunca dejó de ser parte de mi familia. Pasábamos las fiestas familiares y las comidas semanales con los nietos se hacían en su casa".

“Hace un mes celebramos los años de ALCO, la fundación que creé junto a ella, y por eso decidí recordarla con un homenaje. No me gusta decir que era mi exesposa porque nunca dejó de ser parte de mi familia”, contó en la revista Pronto, con profunda tristeza.

“Era la madre de Reneé (50) y Adrián (43), mis hijos, y legalmente seguía siendo mi esposa porque nunca nos divorciamos. Si bien estábamos separados, nos vimos todos los días durante 56 años, porque trabajábamos juntos y la vida familiar también continuó, porque todo giraba en torno a ella por nuestro excelente vínculo. Pasábamos las fiestas familiares y las comidas semanales con los nietos se hacían en su casa”, recordó el médico.

"A Mónika la extraño mucho porque era la gran madre de toda la organización y nos malcrió tanto a mí como a mis dos hijos".

“A pesar de no vivir juntos compartíamos muchas cosas. Su fallecimiento fue un golpe muy duro para mí. Por eso desde que nos enteramos que tenía cáncer, hace 2 años, decidimos no festejar más los cumpleaños de ALCO, porque ella estaba enferma y no estábamos de ánimo para celebraciones”, aseguró Alberto sobre la excelente relación que mantenían.

“A Mónika la extraño mucho porque era la gran madre de toda la organización y nos malcrió tanto a mí como a mis dos hijos”, enfatizó Cormillot, sensibilizado. “Ahora todo es diferente y a pesar de tener gente que trabaja conmigo, nada volverá a ser como antes”, finalizó Alberto Cormillot sobre la muerte de su gran compañera.  

TE PUEDE INTERESAR