Tití Fernández, quebrado al recordar a su hija: "No quiero que la gente se olvide que algún día existió" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Tití Fernández, quebrado al recordar a su hija: "No quiero que la gente se olvide que algún día existió"

El periodista habló de Soledad, quien falleció en 2014 en Brasil en un accidente automovilístico. Video.

El relato desgarrador de Tití Fernández emocionó a todos en la mesa de PH, podemos hablar, el ciclo de Andy Kusnetzoff, por la pantalla de Telefe. El periodista recordó con voz quebrada a su hija Soledad, fallecida en un accidente automovilístico en las rutas de Brasil durante el último Mundial de fútbol.

"Todas las noches me despierto y se me viene la película a la cabeza de cómo me entero. Lo peor que te puede pasar es tener que reconocer a tu hija".

Para mí tragedia es el 2 de julio de 2014, es la tragedia de mi vida. Ahora no me es difícil hablar. Todos los dos de cada mes trato de poner un tweet con el hashtag nunca te vamos a olvidar. Quiero que la gente la recuerde a Sole, porque era una pendeja bárbara, y quiero que la gente sepa lo que era. Fue muy solidaria, una fenómena y no quiero que la gente se olvide que algún día existió”, comenzó con los ojos llenos de lágrimas.

"Desde el 2 de julio de 2014, mi mujer, Norita, va día por medio al cementerio a hablar con Sole. La tumba de mi hija debe ser la que más flores tiene en la Chacarita".

“A partir de lo de Sole empecé a tener un millón de amigos, tipos que son anónimos, a los que no les conocés la cara, pero que ya te los metés en el corazón porque te ayudan a vivir, te ayudan a levantarte de la cama todos los días”, contó. “Yo tengo la suerte de tener dos o tres laburos, viajar, pero mi mujer, Norita, no viaja, está en casa. Desde el 2 de julio de 2014 ella va día por medio al cementerio a hablar con Sole. La tumba de mi hija debe ser la que más flores tiene en la Chacarita. Los amigos que más frecuenta Nora son los guardianes del cementerio, la señora que le vende las flores, que nos invitó al bautismo del nieto y fuimos. Fijate como nos terminó cambiando la vida”, agregó ante la mirada conmovida de Catherine Fulop y Kate Rodríguez.

“Fue una tragedia: el traslado, el reconocimiento del cuerpo... Todas las noches me despierto y se me viene la película a la cabeza de cómo me entero. Lo peor que te puede pasar es tener que reconocer a tu hija. A mí me hace bien hablar porque quiero que la gente sepa lo que era: extraordinaria, llena de vida, una cosa maravillosa... le iba a ir muy bien en la vida porque era inteligente y era muy amiga de sus amigos, y si vos te manejás con tus amigos en la vida te va bien”, completó Tití, emocionado.

TE PUEDE INTERESAR