El sincericidio íntimo de Marcela Tauro sobre su joven pareja: "Al principio me daba vergüenza desnudarme delante de mi novio" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

El sincericidio íntimo de Marcela Tauro sobre su joven pareja: "Al principio me daba vergüenza desnudarme delante de mi novio"

La periodista reconoció los temores que sintió al comenzar su relación con Martín Bisio, a quien le lleva veinte años.  

Marcela Tauro habló a fondo de su noviazgo.

Enamorada y auténtica, Marcela Tauro (52) habló a fondo con revista Pronto de su noviazgo con Martín Bisio (32), a quien le lleva veinte años.

“Me sentí sola mucho tiempo. Y buscaba pareja, pero elegía hombres equivocados. Me dejaban plantada o no me llamaban y eso es una forma de maltrato. Y eran hombres de mi edad o más. Ahí decidí seleccionar mis salidas. Y le pedí a Dios el hombre que quería a mi lado (...) Cuando conocí a Martín, pensé que era todo lo que yo quería, pero que era muy joven”, aseguró la panelista de Intrusos sobre el comienzo de su relación, que ya lleva ocho meses.

"Soy una mujer de 52 años que tiene celulitis, imperfecciones. Qué se yo… Martín es más joven, entrena y me daba vergüenza desnudarme delante de él".

A pesar de las dudas, Tauro se animó a este nuevo amor: “Me enamoré y me la jugué. Primero tanteé el tema con mi hijo (Juan Cruz, de 10 años) porque tuve todos los pruritos que te imagines. Pensaba que iban a decir que era una vieja que salía con un pendex y lo mantenía. Pero me empezó a importar poco la mirada del afuera, lo que es muy bueno porque a mí siempre me importó lo que decían los otros. Martín es todo lo que quiero, me cuida como no me cuidó nadie. Y nos complementamos bien. Viaja todos los jueves a Buenos Aires, porque vive en Rosario”.

Sincera, Tauro le reconoció a Pronto uno de sus varios miedos: “Cuando empezamos a salir yo estaba re nerviosa: imaginate que soy una mujer de 52 años que tiene celulitis, imperfecciones. Qué se yo… Martín es más joven, entrena y me daba vergüenza desnudarme delante de él. No fue fácil, pero superé todo porque vale la pena. Necesitaba un compañero que me cuidara, que cuidara a mi familia. Y que no le importara si estaba en la tele. Valió la pena estar 9 años sola. Fue un gran aprendizaje”.

TE PUEDE INTERESAR