A seis días del nacimiento de Mirko, Marley no puede dormir: los "desalentadores" consejos maternales de Zaira Nara y Paula Chaves

Las modelos le contaron sus experiencias al conductor, tras ver su desesperada consulta paternal en Twitter. 

Ser padres no es una tarea sencilla. Menos aún si sos primerizo y estás transitando por esta mágica experiencia solo y en el exterior, como es el caso de Marley. El conductor recibió a su hijo, Mirko, el 27 de octubre en Estados Unidos y, desde entonces, comparte su día a día con el pequeño con emotivos posteos en las redes sociales. 

"No es que no esté durmiendo casi nada, pero de curiosidad, ¿cuándo es que empezaban a dormir más? ¿A la semana por casualidad no es, no?", indagó Marley.

"El parto fue muy fuerte. Estaba muy nervioso, aterrado, porque viví todo esto solo y en un lugar lejano. Pero ahora está en mis brazos y es lo más lindo del mundo...", expresó Marley, ya con su bebé junto a él. 

Sin embargo, a seis días del nacimiento, el estrés comenzó a asomar y el animador de Telefe lanzó al mundo virtual un mensaje buscando consejos. ¿Y quiénes se los dieron? Nada más ni nada menos que Zaira Nara y Paula ChavesPero sus palabras de mamás experimentadas no fueron muy alentadoras. 

"No es que no esté durmiendo casi nada, pero de curiosidad, ¿cuándo es que empezaban a dormir más? ¿A la semana por casualidad no es, no?", indagó Marley. Y la conductora de Morfi, todos a la mesa le contestó: "Mmmm, a los tres meses dormís algo más, jajaja". 

"Mmmm, a los tres meses dormís algo más, jajaja", le escribió Zaira. Y Paula acotó con humor: "¡Mentira! No crees falsas esperanzas. No dormís más, Marley".

Sin embargo, la mujer de Pedro Alfonso no tardó en desacreditarla con humor: "¡Mentira! No crees falsas esperanzas. No dormís más, Marley. ¡Cada vez duermen menos!", twitteó Paula, junto al emoji de una carita llorando de la risa. 

Un día atrás, el flamante papá plasmó sus jornadas de poco descanso y mucha acción con Mirko: "Dormí 3 horas: rutina de mamadera y cambio de pañales. ¡Y otras 2 horas! ¡Bastante bien!". Luego, describió una tierna situación con el bebé: "Empiezo a cambiarlo, lanza un provechito y mancha toda su ropa. Rápido intento que no se empape todo y empieza a pillar. ¡Y después se ríe!".