Noelia Ríos, la exconejita de Playboy que derrite Instagram: "Hace un año que estoy de novia con un polista que trabaja en Malasia y Tailandia"

La diosa que hizo de las suyas en Gran Hermano 2012 incendia las redes sociales con cada uno de sus posteos. Mirá todo lo que le contó a Ciudad.com.

Fernando Gatti

Hace cinco años Noelia Ríos (25) ingresó a Gran Hermano 2012 y dejó a todos los hermanitos como locos con su físico descomunal. Como si el tiempo no pasara, hoy provoca lo mismo en los 95.500 seguidores (y contando...) que tiene en Instagram. Activa en la app para celulares, la misionera ratonea por naturaleza, casi sin proponérselo, como buena exconejita de Playboy.

 (Foto: Ale Santiago)

Lejos de los flashes, la última aparición de Noelia fue en la temporada pasada de Carlos Paz, donde fue vedette de Plumas en la noche, el espectáculo que protagonizó Moria Casán. Fue en esas circunstancias que la morocha tuvo la posibilidad de conocer a Agustín Andrada (27), su novio polista, según reveló en una nota con Ciudad.com: "No pongo fotos con él porque nos peleamos tan seguido que apenas las subo, las borro. Entonces, decidí no poner más fotos para no pelearnos, ja, ja".

-¿Cómo lo conociste?

-Hace un año que estoy con Agustín, él es de Río Cuarto, Córdoba. El año pasado yo estaba haciendo temporada y él me invitó a ir a su casa para conocerme. Fue así de directo porque hacía un año hablábamos por chat, pero nunca antes lo había visto personalmente. Pasa que como el juega al polo en el exterior, viajaba mucho y no se daba. El trabaja en Tailandia y Malasia, estuvimos todo ese lapso chateando, fue muy insistente. Hasta que estuvo esa noche en Carlos Paz.

-¿Cuánto tiempo pasó desde ese primer encuentro hasta que se pusieron de novios?

-Fui a esa previa a la que me invitó, lo vi y me gustó. Después nos empezamos a ver día tras día, hasta que se dio naturalmente. Incluso nos fuimos juntos a Malasia. El vive allá la mitad del año y después viene para acá. Igual, él se fue en enero y yo me quedé porque no tenía ganas de volver para allá.

-¿Son lujosas las casas de Malasia y Tailandia?

-No. Son departamentos que a veces compartimos con otra gente. A Tailandia directamente no fui. No conozco porque Agus se fue solo.

-No te gustó nada Malasia, ¿no?

-¡Para nada! Yo imaginaba a Malasia con playas, que las tiene. Pero estuve en Kuala Lumpur, la capital. Yo nací en Misiones y ahora vivo en zona norte, no estoy acostumbrada a que haya tanto tráfico y gente, porque Kuala Lumpur es casi como el microcentro, pero más avanzado. No me gusta tanto la ciudad, me la tuve que bancar en ese momento. A la playa fuimos, pero poco. La realidad es que yo no haría la vida de Wanda Nara, de vivir detrás de un novio toda su vida.

-¿Te acostumbraste a la comida?

-No, era demasiado picante. Yo me puse en el rol de ama de casa, salía de compras y cocinaba yo. ¡Ya soy toda una chef! Aprendí a hacer de todo, hasta pastelería. Por lo menos me llevo eso de estar viviendo tanto tiempo sola afuera, con la comida asiática. Me la tuve que rebuscar para pasarla bien. Pero desde que volví a la Argentina, no cociné nunca más.

-Entonces, no conviven...

-No, yo estoy en Buenos Aires y él está en Córdoba. Capaz que vaya a visitarlo este fin de semana largo.

-¿Se celan mucho teniendo en cuenta esta particular relación a la distancia?

-Lo normal. Cuando uno está al lado de otra persona sí hay celos. La realidad es que ya me acostumbré. Incluso cuando hacía la temporada de teatro, él se tenía que bancar que trabaje hasta tarde y no esté con él.

-¿Llegaron a tener videoconferencias hot?

-Ja, ja. Nos comunicamos por WhatsApp o Skype, pero no hacemos nada raro. Ni siquiera le mando fotos íntimas dedicadas. Nada de eso. Lo que pasa es que a mí tampoco me gusta que me haga video llamadas, porque una a veces está de entrecasa, haciendo cosas, y no tiene ganas de que la estén viendo.

-¿Estás enamorada?

-(Silencio) Sí… estoy enamorada. Pasa que con esto de las distancias, a veces tenemos peleas. Ahora mismo, estamos un poco peleados, la distancia es re dificil, pero después todo se resuelve. Cuando él se fue a Tailandia, estaba peleada, nos separamos. Pero yo no salí con otras personas. Al menos de mi parte, no salí con otra persona en ese impasse.

-En este contexto, ¿te imaginas casada y con hijos con él?

-Sí, lo hablamos. Pensamos casarnos dentro de poco, pero no lo definimos porque él ahora está, pero después vuelve a viajar y no se puede planear nada así. Creo que si los dos viajamos y hacemos temporadas, es dificil planificar a futuro. Yo vivo en Buenos Aires y si él quiere venir a acá, vendrá. Yo no me iría a Córdoba.

-¿Qué fue lo que te conquistó de él?

-La forma de ser, que es relajado, gracioso. La mayoría de los cordobeses son simpáticos. Es divertido. Pasa que por ahí yo soy medio chispita y chocamos porque somos iguales. Es dulce y me hace reír.

-¿Te hizo algún regalo especial en este tiempo?

-No, nada. Me regaló zapatillas para gimnasia, sabe que me gusta la indumentaria deportiva y me regala esas cosas. Pero nunca me regaló un viaje o algo por el estilo. A decir verdad, no es una persona regalona.

-Se especula mucho con tu lomazo, ¿cómo lo mantenés?

-Ja, ja. Mido 1.68 metros y mis medidas son 90-58-93. Y aclaro que no tengo operada la cola, solo las lolas. Pasa que yo soy profe de gimnasia y doy clases de GAP (glúteos, abdominales y piernas). En total, paso como cuatro horas entre lo que entreno y las clases.

¡Mirá las mejores fotos de Noelia Ríos en Instagram!