Luciana Salazar, a corazón abierto sobre el final de su relación con Martín Redrado: "Tenía que separarme para ser una mamá feliz" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Luciana Salazar, a corazón abierto sobre el final de su relación con Martín Redrado: "Tenía que separarme para ser una mamá feliz"

La modelo, tapa de la revista Gente, contó el sabor agridulce de su separación del economista y la llegada de su hija. Sus fotos

Luciana Salazar, a corazón abierto sobre el fin de su relación con Redrado: "Tenía que separarme para ser una mamá feliz" Foto: Revista Gente

“Hoy puedo gritar: ‘¡Voy a ser mamá!”, asegura Luciana Salazar (36) desde las páginas de la revista Gente, donde concedió una entrevista a fondo sobre su maternidad y la dulce espera de su hija Matilda. Allí reveló el motivo de su decisión de ser madre sin un hombre al lado y se quebró al hablar de la felicidad que le produce este momento y cómo fue el doloroso final de su romance con Martín Redrado (55) .

"Sus hijos fueron claros: ‘Luciana, todo bien con vos, pero necesitamos que sepas que no queremos que papá tenga otro hijo con nadie'. Martín es un padre demasiado culposo y se sentía tironeado".

“La historia de amor más grande de mi vida debía terminar”, cuenta sobre el significado de su relación con el economista. “El alivio de poder gritarle al mundo: ‘¡Voy a ser mamá!’. Matilda es un regalo de Dios: él sabe bien cuánto la merecía”, afirma Luli y cuenta cómo fue en órden cronológico todo el proceso desde que decidió congelar sus óvulos el 31 de julio de 2016. “Fue después de muchas charlas, una separación (a fines de 2014) y terapia de pareja cuando volvimos a intentarlo (septiembre de 2015). Yo me planté y le dije: 'Martín, mi deseo de ser mamá es determinante para continuar; ya no voy a pedir ni a llorar en soledad'. Entendió y se convirtió en un deseo de pareja. En una ilusión compartida. Tomamos la decisión de congelar mis óvulos, porque me suplicaba: '¡Luli, por favor esperame un poco más!'. De haber tenido veintipico lo habría bancado”.

"Nada me hubiese gustado más que llevar en mi propio vientre a la hija del hombre que amaba. El fin de la relación era inevitable. Me imaginaba embarazada, sola y sufriendo por ese amor".

La espera de la hablaba Luciana estaba relacionada con los hijos de Redrado, Tomás (21) y Martina (15): “Había que esperar que se solucionase una cuestión familiar con su hija, demasiado íntima, y muy influyente en nuestra paternidad. Martina es una adolescente hermosa en todo sentido. Pero como muchas mujeres, compite por su padre: ‘Tenés que hacer esto por mí; si lo hacés por ella, entonces no me querés’. Siempre le expliqué que nuestros amores eran diferentes, pero no lo entendió”, confesó.

“¿Vos creés que, llegado el caso, no habrían digerido tu maternidad?”, indaga el periodista de la revista. “No. Una vez, en una charla, fueron claros: ‘Luciana, todo bien con vos, pero necesitamos que sepas que no queremos que papá tenga otro hijo con nadie’”. “Martín es un padre demasiado culposo. Se sentía tironeado. De repente les deslizaba: ‘De última, es decisión mía’. Aunque no podía destrabar esa situación particular, de la que no me corresponde hablar”, revela la modelo.

"Yo iba a comprar ropita para la beba llorando, y me decía a mí misma con bronca: ‘¡Basta, Luli! ¡Se supone que debés disfrutar este momento!’. Ya sabía que el fin estaba cerca".

¿Martín Redrado aceptó su decisión de llevar el embarazo sola? “Así es. Y decidí mantener el tema con total hermetismo, para protegerlos. Tanto que, al principio, sólo pude compartirlo con mamá, Yamila (su mejor amiga) y Ana Rosenfeld, quien me guiaba en las cuestiones legales. Pero un día, Tomás descubrió un mail acerca de los óvulos. Llamó a Martín preocupado, creyendo que les habíamos mentido. Eso generó tensión, inseguridades y me impulsó a dar el paso siguiente”, cuenta y termina rompiendo en llanto al hablar de su decisión de convertirse en madre por subrogación de vientre y con donante anónimo. “Nada me hubiese gustado más que llevar en mi propio vientre a la hija del hombre que amaba. Pero ante el panorama, el fin de la relación era inevitable. Entonces me imaginaba embarazada, sola y sufriendo por ese amor. ¿Y si a mi bebé le pasaba algo? Jamás me hubiese perdonado que tanta angustia le hiciera daño. Además, a ese temor se sumaba el dolor de otro gran riesgo. Uno de los tantos exámenes a los que me sometí para la congelación de óvulos reveló que tendría trombofilia. Lloré tanto que debí pedir ayuda a una psicóloga para transitar la decisión”, relata, angustiada.

"Martín no estaba de acuerdo con el uso de un donante anónimo, pero sí muy enamorado. El es demasiado conservador para estar con una mujer que espera un hijo que no es suyo".

“Martín lo padeció, porque no estaba de acuerdo con el uso de un donante anónimo, pero sí muy enamorado. Yo debía apartarme por lo que generaría en su entorno privado y en el público. El es demasiado conservador como para cargar el hecho de tener una mujer que espera un hijo que no es suyo. Intentamos sostener esos días con amor, para no decir: ‘No nos vemos más’. Fue terrible para ambos. Yo iba a comprar ropita para la beba llorando, y me decía a mí misma con bronca: ‘¡Basta, Luli! ¡Se supone que debés disfrutar este momento!’. Ya sabía que el fin estaba cerca. Tenía que separarme para ser una mamá feliz. Por eso, ojalá los chicos alguna vez entiendan cuánto resigné. Y que los medios dejen de señalarnos como ‘el que no quiso darle un hijo’ y ‘la que si tanto lo quería no se hubiese bancado 7 años’. Porque esta batalla costó mucho dolor”, cuenta, a corazón abierto Luciana.

"La decisión de terminar fue muy pensada, charlada y durísima. Lloramos mucho. Ninguno de los dos se atrevía a dar el paso".

Finalmente el día que la modelo puso fin a su relación fue el 1° de julio en comunicación con Washington DC: “Fue una decisión muy pensada, charlada y durísima. Lloramos mucho. Ninguno de los dos se atrevía a dar el paso. Nuestras despedidas siempre fueron telefónicas, porque sabemos que cara a cara es imposible: de hecho, él retrasó su regreso al país. En 7 años, si fuimos y vinimos tantas veces, es porque realmente no podemos vivir separados. Tal vez no supimos manejarnos frente a los medios, que bastardearon nuestra relación. Tantos rumores y conjeturas hicieron que se tenga otra imagen de este amor. La gente habrá dicho: ‘¡Uy, Dios, otra vez estos enfermos...!’. Pero Martín y yo tuvimos una conexión de otro mundo, que ojalá alguna vez pueda tener con otro hombre. Por eso, cuando todos hablan de ‘enganche sexual’ o que yo fui su ‘juguetito fetiche’, nos hace gracia. Lo nuestro fue superior a la química: más que simbiótico, fue espiritual”, recuerda.

"Yo le dije: ‘No puedo más. Debo estar bien por mi beba, transitar lo que se viene con total alegría’. Y él: ‘Luli, sos la mujer que más amé en la vida. Voy a extrañarte tanto...'".

“¿Cuáles fueron las frases del adiós?”, indagó el periodista. “Yo le dije: ‘No puedo más. Debo estar bien por mi beba, transitar lo que se viene con total alegría’. Y él: ‘Luli, sos la mujer que más amé en la vida. Voy a extrañarte tanto...’. Yo fui la única que logró explotar su costado sensible”, confesó. ¿Hay posibilidades de que regrese con el expresidente del Banco Central? “La relación se desgastó demasiado, y con él mi sueño era imposible. Además, Martín está muy nómade. Ya ni los tiempos nos hubiesen coincidido. Yo no concibo una pareja si no es al ciento por ciento. Jamás terminamos tan bien. Nos queremos. Por eso, el día de mañana no será raro que nos encuentren por ahí comiendo juntos”, afirma Luciana Salazar, sobre el final de un amor y el principio de otro.  

Fotos: Revista Gente.

TE PUEDE INTERESAR