Laurita Fernández y sus confesiones más hot: "Con Fede somos quenchis, cuando en los ensayos hay mucho roce nos calentamos" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Laurita Fernández y sus confesiones más hot: "Con Fede somos quenchis, cuando en los ensayos hay mucho roce nos calentamos"

La bailarina habló como nunca de su intimidad con Bal en una entrevista con revista Caras. ¡Leé sus declaraciones más picantes!

Laurita Fernández confesó cómo es su intimidad con Fede (Fotos: Caras e Ideas del Sur).

Fede Bal (28) y Laurita Fernández (26) conforman una de las parejas más explosivas del ambiente: tuvieron un comienzo polémico en medio de acusaciones de infidelidad del actor y cada vez que pisan la pista de ShowMatch la encienden a pura pasión.

La pasión, claro, no sólo se limita a la pista. Así se lo confesó Laurita a la revista Caras, que la tiene como protagonista de su tapa con una foto muy sugestiva en topless, mientras la tocan las manos de otra mujer.

Justamente, al ser consultada sobre si estaría con otra chica, Laurita reveló: “No creo. Porque me gustan mucho los hombres. Y a la hora de la intimidad con un hombre, vale todo. Soy libre y me entrego por completo. Me dejo llevar. Soy fogosa. Siempre soy auténtica y hoy no creo más que en una mujer con un hombre”.

"A la hora de la intimidad con un hombre, vale todo. Soy libre y me entrego por completo. Me dejo llevar. Soy fogosa".

¿Cómo es la relación con Bal? “Con Fede nos ayuda mucho el diálogo libre, abierto y el poder reírnos juntos. Obvio que además del físico es muy importante conectar con el otro desde lo espiritual”.

Recientemente, la pareja bromeó sobre lo difícil que les resulta encontrar espacio para la intimidad, desde que Laurita comenzó a conducir muy temprano por la mañana el ciclo Dale que Va en Radio Vale 97.5.

Pero la bailarina contó que a pesar de los horarios cambiados, la pasión se mantiene: “Con Fede somos los dos medio ‘quenchis’, como que tenemos mucho fuego… Incluso cuando nos toca ensayar ritmos como pasó con el reggaetón, con mucho roce, en los ensayos nos calentamos. Subimos la temperatura más de lo aconsejado… Ahora todos los días me acuesto muy temprano y no hay tiempo para las previas amorosas. Mi despertador suena por primera vez a las cinco menos cuarto y a esa hora Fede recién se está acostando porque se queda jugando hasta la play hasta tarde. Entonces no tenemos mucho tiempo para los mimos. La estamos manejando como podemos. Y los fines de semana vivimos todo a full. El amor está más ‘quenchi’ que nunca”.  

Fotos: revista Caras

TE PUEDE INTERESAR