Laurita Fernández reveló su dieta para estar bien de figura: "Como sano y entreno; en el bolso llevo frutas fáciles de comer en el auto o en el canal"

La bailarina dio detalles de su alimentación y de sus cuidados estéticos para estar feliz con su cuerpo. 

La agenda laboral de Laurita Fernández está repleta de trabajo: participa de Bailando 2017 junto a Fede Bal, conduce Combate y desembarcó en radio Vale. Sin embargo, nada le impide cuidar su cuerpo y mantenerlo saludable. 

"No como postre todos los días, pero si quiero algo dulce, lo como sin culpas. Y después entreno un poquito más. Disfruto la comida, no soy de las que se matan con barritas todo el día".

Dueña de una figura estilizada y armoniosa producto de sus años de baile y vida saludable, la rubia reveló sus tips de belleza y describió su rutina alimenticia para estar feliz con su cuerpo. "Trato de comer sano y entreno mucho con el baile. Estoy en constante movimiento. Pero todo lo hago muy relajada. Por ejemplo, no como postre todos los días, pero si quiero algo dulce, lo como sin culpas. Y después entreno un poquito más. Disfruto la comida, no soy de las que se matan con barritas todo el día. Pero no soy nada descontrolada porque si no engordaría. Es mentira lo que algunas dicen 'como todo el día y no engordo'. Soy normal y si me paso en algo, sumo horas de entrenamiento para gastar las energías. Desayuno café con leche con tostada de arroz con queso crema, palta o yogurt con cereales. Al mediodía como una fruta y si me tiento, un alfajor también. Como carnes y harinas. No fumo y sólo en una ocasión especial tomo alcohol. Tomo mucha agua mineral, verduras y frutas fáciles de llevar en el bolso y comer en el auto o en el canal. Como por ejemplo, bananas o manzanas. La cocina no es lo mío. A lo sumo puedo descongelar un pollo o hacer un huevo en el microondas. Por eso complementamos tan bien con Fede. Él tomó un curso de chef", dijo Laurita en nota con la revista Gente

"La cocina no es lo mío. A lo sumo puedo descongelar un pollo o hacer un huevo en el microondas".

Luego aseguró que se siente a gusto con la imagen que le devuelve el espejo: "Me gusta mi cuerpo y lo cuido para estar bien. Arranqué a trabajar a los 16 años y hoy me siento más mujer, más plena y libre. Superé los prejuicios por mi cuerpo. Tengo otra libertad que no te da esa barrera de la adolescencia. Me siento más responsable y segura, en la vida y en el amor. Y el humor es muy importante también en la vida y en la pareja. Con Fede nos ayuda mucho el diálogo libre, abierto y el poder reírnos juntos. Obvio que además de lo físico es muy importante conectar con el otro desde lo espiritual".