Juani Martínez, flamante conductor de Combate, y su vida antes de la TV: "Cuando era verdulero las señoras querían que yo las atendiera" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Juani Martínez, flamante conductor de Combate, y su vida antes de la TV: "Cuando era verdulero las señoras querían que yo las atendiera"

El animador que reemplazó al Pollo Álvarez reveló cómo fueron sus primeros trabajos en su ciudad natal. ¡Mirá!

Juani Martínez: "Cuando era verdulero las señoras querían que yo las atendiera" Foto: Instagram

Sus comienzos fueron en una radio local en Trenque Lauquén. Poco a poco Juani Martínez (32), el nuevo conductor de Combate que reemplazó al Pollo Álvarez en la conducción, fue haciéndose un lugar tanto en la radio como en la televisión. Hoy, en uno de sus mejores momentos, contó cómo fueron sus inicios, en los que priorizó su independencia económica.

"Trabajar como verdulero era heavy porque tenía que descargar a hombro los camiones con mercadería. Andaba con toda la espalda marcada por los rayones que me hacía el zapallo anco".

“Repetí un año el colegio y tardé mucho en recibirme, porque era molesto y me llevé como 11 materias que fui rindiendo de a poco. Pero, en ese tiempo, empecé a trabajar en un supermercado”, reveló en la revista Pronto el animador, que es padre de los mellizos Matilda y Baltazar (3), fruto de su relación con su mujer Catalina. Al igual que en su rol como animador, él tenía su público en su primer trabajo. “El primer año estuve como cajero del supermercado y el segundo como verdulero, que era un trabajo heavy porque tenía que descargar a hombro los camiones con mercadería. Andaba con toda la espalda marcada por los rayones que me hacía el zapallo anco. El que me veía decía: ¡Qué levante tiene ese pibe! Pero no eran rasguños de mujeres”, contó, divertido.

"Levante no tenía, pero sí mucha aceptación de parte de las señoras grandes. Me decían ‘El Negrito’. Les hacía chistes muy pavos y las divertía, así que ellas me esperaban para que las atendiera yo".

“Levante no tenía, pero sí tenía mucha aceptación de parte de las señoras grandes. Me decían ‘El Negrito’. Yo les hacía chistes muy pavos y las divertía, así que ellas me esperaban para que las atendiera yo. Tenía mi propia clientela. Creo que si me hubiera quedado ahí y hubiera ido a porcentaje como el de la verdulería, me hubiera hecho millonario”, finalizó, con humor.  

TE PUEDE INTERESAR