La furia de Marixa Balli tras la salsa de a tres: "No quiero bailar más con esa gente; y el vestuario era feo, ¡me hacía cuadrada!" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

La furia de Marixa Balli tras la salsa de a tres: "No quiero bailar más con esa gente; y el vestuario era feo, ¡me hacía cuadrada!"

La exvedette participó del show con La Bomba Tucumana, pero tuvo problemas con el bailarín, Facundo Arrigoni, y no le gustó la ropa que le diseñaron.

Elegida por Gladys La Bomba Tucumana para la salsa de a tres, Marixa Balli volvió a la pista del Bailando. Sin embargo, no fue como lo hubiera deseado: tuvo diferencias con el bailarín, Facundo Arrigoni, a quien acusó de lesionarla en un truco, y no le gustó para nada el vestuario. 

"El vestuario no me gustó.... Ese traje no lo vendo ni en La Salada. Y esto no tiene nada que ver con la gente de vestuario, pero les salió mal… Cuando me vi vestida, me quería morir. ¡Estaba cuadrada!".

Con la interna sobre la mesa, la bailarina y exvedette blanqueó su enojo en Los Ángeles de la Mañana. "Del baile me fui conforme, y con el puntaje también, porque sé que, seguramente, con el puntaje secreto no van a quedar sentenciados", dijo la morocha, haciendo una cara sugerente. Y Ángel de Brito retrucó: "¿Vos no querés bailar más con esta gente?". Y sin dudarlo, Balli exclamó: "¡No, no quiero saber nada!". Luego aclaró que con Gladys no tuvo problemas: "A la Bomba la adoro. Pero después de bailar fui al camarín y, ni bien entré, aclaré todo (con Arrigoni)".

Más allá del sinsabor con el bailarín, Marixa desembarcó en la pista muy incómoda con la ropa que le diseñaron. Y no tuvo pudor en apuntar contra el personal a cargo. "El vestuario no me gustó. Yo les dije a las chicas de vestuario que me marque la cintura, que la tengo chiquitita, y que me pongan unas plumas atrás, porque cuando vos bailás, te viste el baile. Pero no. Ese traje no lo vendo ni en La Salada. Es feo. Y esto no tiene nada que ver con la gente de vestuario, pero les salió mal… Cuando me vi vestida, me quería morir. ¡Estaba cuadrada!", arremetió sin pudores.

TE PUEDE INTERESAR