La dura confesión de Barby Franco, a corazón abierto: "Cuando mi papá se alcoholizaba, me gatillaba con un arma en la cabeza" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

La dura confesión de Barby Franco, a corazón abierto: "Cuando mi papá se alcoholizaba, me gatillaba con un arma en la cabeza"

La modelo visitó Vino para vos, el ciclo de Nicolás Magaldi, y contó los crudos momentos que vivió por su padre.

Aunque Barby Franco (26) encontró el amor en Fernando Burlando, ya tienen fecha de casamiento para enero, su presente es muy distinto al de sus inicios y en una entrevista reveló la difícil infancia que tuvo, marcada por el alcoholismo de su padre y la violencia. Heridas que no cierran, aunque el tiempo pase.

"A mi padre lo tuve, pero no lo tuve. Él era alcohólico, es una enfermedad de mierda porque lo tenía y no lo tenía y si lo tenía, venía y nos cagaba a trompadas a las dos".

"Tuve una infancia súper híper dura, eso me hizo fría, soy muy fría, me cuesta llorar, me cuesta perdonar, pero es mi defensa. Es una coraza que me hicieron de chica para sobrevivir en donde había nacido. A mi padre lo tuve, pero no lo tuve. Él era alcohólico, es una enfermedad de mierda porque lo tenía y no lo tenía y si lo tenía, venía y nos cagaba a trompadas a las dos", recordó en Vino para vos, el ciclo de Nicolás Magaldi.

"No me olvido más cuando vinieron a buscarlo los policías. Él estaba durmiendo, yo sabía que iban a venir a llevarlo, lo esposaron y gritaba '¿por qué me hicieron esto?'".

El final de la violenta relación que tenía el hombre con Barby y con la madre de ella fue cuando la modelo decidió hacerle una denuncia a los 15 años: "Ahí paró todo. Mi mea culpa es por qué le hice esa denuncia. No me olvido más cuando vinieron a buscarlo los policías. Él estaba durmiendo, yo sabía que iban a venir a llevarlo, lo esposaron y gritaba '¿por qué me hicieron esto?'. En ese momento él estaba bien, no estaba alcoholizado pero cuando estaba alcoholizado era otra persona. Esa situación no me la olvido más", rememoró.

"Gracias a mi psicóloga y a Fernando lo pude perdonar. Hoy en día tengo diálogo, buena onda, cada vez que lo veo es como que lo odio, pero es mi papá, me trajo al mundo".

"En un momento tenía un arma en la cabeza y estando alcoholizado me gatillaba, era otra persona, no era él, después estaba bien y se olvidaba", relató Barby, con los ojos vidriosos. "Mi viejo vive y gracias a mi psicóloga y a Fernando lo pude perdonar, porque sé que no fue su culpa al cien por ciento porque tiene una enfermedad que no puede superar y no la va a superar nunca. Hoy en día tengo diálogo, buena onda, cada vez que lo veo es como que lo odio, pero es mi papá, me trajo al mundo".

"Mi vieja no lo pudo superar y no volvió a formar pareja. Ayer me contó que cuando estaba embarazada a punto de parir fue alcoholizado, la empujó y casi no nazco", siguió, desahogándose. "Yo de todo esto aprendí a perdonar. Odio el alcohol y también le tuve odio a los hombres. A veces veo que Fernando se pelea con las hijas y digo, 'me hubiese gustado tener un papá y contarle todo'", afirmó. Una dolorosa experiencia de vida que hoy Barby Franco pudo superar pero que la marcó para siempre.  

 

Si sufrís violencia de género, comunicate al 144.

TE PUEDE INTERESAR