El dolor de Marita Ballesteros, a un año y medio de la muerte de su marido: "No llegué a despedirme porque jamás pensamos que se iba a morir" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

El dolor de Marita Ballesteros, a un año y medio de la muerte de su marido: "No llegué a despedirme porque jamás pensamos que se iba a morir"

La actriz habló por primera vez de la pronta partida de Julio Laurindo, psiquiatra con quien compartió 13 años de amor. 

El dolor de Marita Ballesteros, a un año y medio de la muerte de  Julio Laurindo (Foto: web y revista Pronto)

De regreso a la ficción diaria de la mano de Amar después de amar, Marita Ballesteros (66) abrió su corazón en una entrevista íntima, en la que habló por primera vez de la muerte de su marido, el médico psiquiatra Julio Laurindo, quien falleció en diciembre de 2015. 

"Se fue en 55 días. Estaba sano, tuvo una peritonitis que se complicó y terminó siendo cáncer de pulmón".

En pleno duelo y golpeada por la repentina partida, la actriz le confió a la revista Pronto: "En Amar después de amar fueron súper cálidos conmigo. Estaba muy enamorada de mi marido. Juli era un hombre amoroso y tuve el privilegio de tener una pareja con él. Estoy trabajando mucho para transformar mi dolor en luz", dijo Marita, dejando asomar su tristeza. 

Luego dio detalles de la enfermedad que afectó a su esposo: "Se fue en 55 días. Estaba sano, tuvo una peritonitis que se complicó y terminó siendo cáncer de pulmón. ¡Y no fumaba! Bueno, había fumado de joven, pero poco porque era muy medido". 

"Conocí al amor de mi vida a los 52 y lo agradezco. Juli fue el amor de mi vida y no llegué a despedirme porque jamás pensamos que se iba a morir. Ni él ni yo".

Evocando los años de amor y felicidad compartida con Julio, Ballesteros se manifestó agradecida con la vida por ponerlo en su camino: "Conocí al amor de mi vida a los 52 y lo agradezco. Juli fue el amor de mi vida y no llegué a despedirme porque jamás pensamos que se iba a morir. Ni él ni yo. Fue un paciente humilde, que hacía todo lo que le decían. Entró con una peritonitis, después tuvo una infección hospitalaria y al final, con los análisis, descubrimos la enfermedad. Pero no tengo deudas porque nos dijimos todo lo que nos amábamos... Fue un privilegio compartir 13 años juntos. Antes de que Juli se enfermara, yo decía: 'Qué lindo ser feliz porque sí, sin ningún motivo'. Eso está opacado, quizá porque es muy pronto. Ahora que estoy mejor puedo darme cuenta, pero al principio fue mucho dolor. Nunca lo había visto enfermo y era cinco años más joven que yo. Lo extraño de una manera física enorme".

TE PUEDE INTERESAR