La divertida confesión de Fede Bal sobre sus desencuentros íntimos con Laurita Fernández: "Hay besos que inician a algo más y otros que te cortan el mambo de una"

La pareja le contó a Marcelo Tinelli cómo lucha con el día a día desde que la bailarina hace radio... ¡a las 6 de la mañana!

Desde que le dieron una segunda chance a su amor, Fede Bal y Laurita Fernández se muestran más apasionados que nunca. Pero la flamante incorporación de la diosa a un programa de radio que comienza a las 6 de la mañana, cambió radicalmente la rutina de la pareja. 

Divertidos y muy enamorados, los novios dieron detalles de su presente en la pista de ShowMatch: "Mi despertador arranca a las cinco menos diez y suena cada 5 minutos... Y Fede a esa hora se está acostando", reconoció Laurita.

Laurita Fernández: "Hay reclamos de parte de él. Sé que es culpa mía. Me dice 'escuchame, ¿qué pasa que no estamos...?' Lo que sucede es que me pasa que son las 23 y ya calculo cuántas horas voy a dormir".

Algo sonrojado, Fede se defendió: "Bueno, yo me acuesto muy tarde porque juego a la compu. Igual comemos juntos, pero juego a algo muy divertido. A lo que la bailarina agregó: "Y habla. Se pone unos auriculares gigantes y habla. Les dice 'vamos a matar a este'".

En ese ida y vuelta, el hijo de Carmen Barbieri dio cuenta de la nueva rutina de la pareja: "Ella cuando se está acostando, yo estoy recién comiendo algo... Es toda muy difícil nuestra vida. De a poco estamos manejándolo. Pero la acompaño. Es muy temprano cuando se levanta, pero la escucho. Me gusta lo que hace en la radio".

Fede Bal: "Con Laurita hay besos y besos. Besos que inician y besos que te cortan todo el mambo de una. Un beso que inicia es un beso distinto al que dice te dice 'chau mi amor, hasta mañana'".

Además, la modelo remarcó que los días que más se ven son los fines de semana y que "de lunes a jueves no coordinamos tanto". Y añadió, sincera: "Hay reclamos de parte de él. Sé que es culpa mía. Me dice 'escuchame, ¿qué pasa que no estamos...?' Lo que sucede es que me pasa que son las 23 y ya calculo cuántas horas voy a dormir".

Entre risas por sus dichos, el actor cerró: "No soy muy fogoso, pero si duermo con ella, voy a querer estar con ella. Darle besos que, tal vez, inicien a algo más. Hay besos y besos. Besos que inician y besos que te cortan todo el mambo de una. Un beso que inicia es un beso distinto al que dice te dice 'chau mi amor, hasta mañana'".