Darío Lopilato regresó al escenario tras la preocupación por la salud de Noah Bublé: "Volví a trabajar porque las cosas, gracias a Dios, salieron bien" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Darío Lopilato regresó al escenario tras la preocupación por la salud de Noah Bublé: "Volví a trabajar porque las cosas, gracias a Dios, salieron bien"

El tío del hijo de Luisana y Michael Bublé, no dio detalles del estado de su sobrinito, pero se mostró tranquilo por su recuperación en una nota con La Nación.

Darío Lopilato volvió a trabajar tras las buenas noticias sobre la salud de Noah Bublé. (Foto: Instagram)

Poco importan los detalles a esta altura, una vez que se confirmó la franca recuperación de Noah Bublé (3) de su cáncer, por eso es comprensible que Darío Lopilato (36) eliga la cautela a la hora de hablar de su sobrino. Quizá también para evitar que le pase como a su hermana mayor Daniela (38), quien ofició de vocera de la familia incluso antes de que Michael Bublé (41) y Luisana Lopilato (29) emitieran comunicados de prensa oficiales.

"Voy a estar en Los Ángeles con mis sobrinos, unos días. Con Elías (1) también, no sabés lo que es ese nene está muy grande. Como todavía no tengo hijos, me llevo mucho con ellos".

Lo cierto es que Darío está feliz porque Noah está saludable y pronto parte a su encuentro en Los Ángeles. En una nota con La Nación, el actor de Bajo Terapia aseguró: "Voy a estar allá con mis sobrinos, unos días. Con el otro también, Elías (1) no sabés lo que es ese nene está muy grande. Como todavía no tengo hijos me llevo mucho con mis sobrinos". Respecto de su viviencia a la distancia de los complejos momentos familiares, Lopilato aseguró: "Para mí es muy difícil hablarlo. Pero me aferré a Cristo, yo creo mucho en Dios, y vino un milagro de Dios. Desde cómo se encontró, desde la operación, hasta todo. Pero me gustaría que la que dé detalles sea mi hermana. Fue algo que nos unió mucho como familia. Dios existe. (...) Era una obra de teatro en la que estoy desde hace ya tres años. Me han acompañado mucho mis compañeros, era la tercera temporada en Mar del Plata. Tengo amigos ahí. Estaba contenido. Obviamente hasta que no pude estar más en Bajo Terapia, me tuve que ir, y volví porque las cosas gracias a Dios fueron saliendo bien, pero si no, creo que no volvía".

"Hay mucha gente que ha orado mucho. La gente en la puerta del teatro me paraba y me decía estamos orando por Noah. Fue un momento muy fuerte".

"Siento que hay que acompañar, seguir acompañando. Por eso corto y viajo para allá. A la hora de ver todo, cuando uno tiene un problema en serio, todo te pasa a un quinto y sexto plano. Pensás que los problemas son 'me peleé con este, me pasó esto en el trabajo'. Olvidate, no son problemas. Lo importante es que estamos juntos y lo vivimos en familia", agregó el ex Casados con Hijos. El trabajo y el afecto del público fue fundamental para él en ese trance: "Hay mucha gente que ha orado mucho. La gente en la puerta del teatro me paraba y me decía estamos orando por Noah. Fue un momento muy fuerte. Yo ahora estoy entendiendo más. Al principio es la necesidad de entender y aceptar lo que estoy viviendo. Pienso que en mi familia va a haber un cambio muy importante en varios aspectos".

Así, Darío Lopilato se prepara para la miniserie Suplentes, sobre la que contó: "Son dos jugadores de fútbol de un equipo amateur. Ellos se creen los mejores jugadores del equipo, se saben todas las jugadas. Me gusta cómo se transmite esa visión del partido que nunca existe. No ves el partido sino a través de los ojos de ellos. Nos pasa a los futboleros que en medio del partido contás algo que nada que ver y en el medio pateás la pelota y corrés. Estos tipos bancan al equipo desde el banco y se sienten parte. En uno de los capítulos yo estoy en el banco y le cuento a mi compañero que salí con una chica, y "pateé para afuera", estoy contando eso, me pegan un pelotazo, me caigo, y cuando abro los ojos mi compañero era la chica. Cada capítulo tiene cosas así. Se trabajó y se hizo un producto increíble como para seguir. Querés ver a estos dos pibes haciendo la cola para comprar una hamburguesa o yendo al cine. Son como Beavis and Butthead. Además... Quién no estuvo en el banco de suplentes esperando para salir a la cancha.

TE PUEDE INTERESAR