Conmovedor relato de Sofía Zámolo al recordar la muerte de su hermano: "Fede murió en un accidente de moto; hoy lo pienso como un ángel" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Conmovedor relato de Sofía Zámolo al recordar la muerte de su hermano: "Fede murió en un accidente de moto; hoy lo pienso como un ángel"

La modelo habló de la pronta partida de Federico, cuando ella era muy pequeña, y cómo su familia se sobrepuso a la pérdida. 

La repentina muerte de Santiago Vázquez en Punta Cana, lugar donde el joven actor e instagramer estaba disfrutando unas vacaciones con amigos, abrió paso a que Sofía Zámolo confiese una pérdida familiar que hasta el día de hoy añora: su hermano Federico murió a los 16 años en un accidente de moto. 

Sentada en el programa Los Ángeles de la Mañana junto a Dallys Ferreira -la actriz también sufrió la pronta partida de su hermano Jonathan en 2014-, la modelo abrió su corazón y describió su dolor más profundo. "Es muy distinto como cada familiar toma una pérdida. Yo perdí a un hermano en un accidente de moto. Yo era re chica, tenía 9 años. Nunca vas a esperar eso. Los abuelos se van antes.... Para mí eso era un chiste, yo decía ‘esto no está pasando’. A mí me costó un montón. A los 9 años tuve el primer ataque de pánico entrando a la iglesia para hacerle la misa de despedida a mi hermano. A Fede se lo extraña todos los días. No es que pasa un día y 'me olvidé'. Cuando murió Fede, tenia 16 años. Uno dice: 'Pucha, tenía toda la vida por delante'. Evidentemente Dios decide esas cosas y uno no sabe por qué. Era el gemelo de mi hermano Diego", expresó con entereza, pero sin ocultar su tristeza.  

"Perdí a un hermano en un accidente de moto. Yo era re chica, tenía 9 años. Nunca vas a esperar eso… Lo extraño todos los días".

Luego, agregó: "Yo siempre lo pude hablar (de la muerte de Federico). Pero mi hermano más grande, que es el gemelo de Fede, le costó un montón hablar de esto. Él antes le escribía cartas y se las dejaba en el cementerio. De esto nos enteramos mucho más adelante. La relación entre ellos no se puede explicar; la simbiosis entre los gemelos es única. Por eso, cuando yo pienso en el dolor que tiene un hermano, yo tengo un dolor inmenso, pienso en el de mi mamá, que pudo salir adelante. ¿Qué voy a pensar yo en mi dolor? Sería muy egoísta". 

Afectada por lo que ocurrió, Sofía detalló que en ese momento no recibió ayuda profesional, pero que transitó muchos momentos de angustia en su niñez: "De chica no hice terapia, pero salía de la clase todos los días llorando. Después, de grande, tenés miedo a la pérdida. Le tenés miedo a la muerte de una manera que otros no la tienen. A los 9 años te ponen la muerte en la cara, te dicen ‘tu hermano pasó a otra vida y no está más’".  

"Fede se convirtió en un ángel. Siento que está, que cuida a la familia...Todos los días de mi vida me pregunto cómo sería la vida con él hoy. Dios tenía un plan para él".

Sobre el día que le dieron el último adiós a Federico, recordó: "Mi hermano era muy jodón, hacía muchos chistes. Cuando lo tenía que despedir yo no me animaba a acercarme al cajón porque decía ‘este me va a asustar. Esto no está pasando. Fede está jodiendo. Esto no es verdad’. Después se termina convirtiendo en un ángel, sentís que está, que te guía, que cuida a la familia. No lo dejo de extrañar nunca. Todos los días de mi vida me pregunto cómo sería la vida con él hoy. Si estaría casado... Pero, evidentemente, Dios tenía un plan para él. Yo lo pienso como un ángel. Es la mejor manera que lo puedo mirar, me da paz. Sentir que está mejor". 

Por otro lado, Zámolo habló de la fortaleza de su madre, Cristina, y cómo salió adelante: "A mi mamá le costó un montón. Al principio estaba muy triste, muy caída. Pero un día se levantó de la cama, y dijo: ‘Yo no puedo darme el lujo de tirarme en una cama; tengo que salir a trabajar y ocuparme de mis hijos’. Mi mamá nos mantenía a los cuatro. Mi mamá es la mujer con más garra, con más polenta que existe en el planeta. Es un ejemplo. Es una idola, mi héroe. Ella salió adelante. La miro y no puedo creer su polenta. Siempre sostiene a la familia con una garra y una alegría... Vos decís, esta mujer perdió un hijo, pero sigue para delante. ¡De qué me voy a quejar yo!". 

"A mi mamá le consto un montó. Al principio estaba muy triste. Pero un día se levantó de la cama, y dijo: ‘Yo no puedo darme el lujo de tirarme en una cama’. Ella es mi ídola".

Por último, Sofía contó un momento familiar reciente, en el que su madre confesó cuánto que extraña a su hijo: "Hace poco, para el cumpleaños 60 de mi mamá, le hicimos un gran festejo con una serie de preguntas y respuestas. Y en una, le preguntamos si había algo o a alguien que ella extrañaba. Y ella puso, es re fuerte... que extraña todos los días de su vida a Fede. En ese momento, a todos se nos partió el corazón en veinte mil pedazos".  
 
 
 
 

TE PUEDE INTERESAR