Carmela Bárbaro y su maternidad en soledad: "No hay papá y no tengo que darle explicaciones a nadie" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Carmela Bárbaro y su maternidad en soledad: "No hay papá y no tengo que darle explicaciones a nadie"

La periodista, embarazada de 6 meses, contó en Pronto por qué no revela la identidad del padre de Manuel y confió sobre Rozín: "No supo estar a la altura y ya no nos llevamos bien".

Carmela Bárbaro, feliz con su embarazo, en revista Pronto (Fotos: Pronto).

A mediados de junio, Carmela Bárbaro (39) sorprendió a muchos al contar la noticia más feliz: está embarazada de su segundo hijo, Manuel, que llegará a este mundo en febrero. Separada hace dos años de Gerardo Rozín, con quien es mamá de Elena (5), la panelista de El Diario de Mariana anunció que será una madre soltera y las especulaciones sobre la paternidad de su hijo no tardaron en llegar.

Pero Carmela se ríe de las hipótesis sobre quién es el papá del niño, como le contó en una extensa entrevista a revista Pronto: “Me río de esas hipótesis y dejo que crezcan; cada uno con su fantasía. Algunos creen que es de Rozín y otros de Luis Bremer (ríe). Yo me divierto y por eso no aclaro nada. Manuel es un hijo muy deseado. Tenía ganas de tener otro hijo y busqué tenerlo. Es un hijo muy amado y eso es fundamental. No tengo secretos, pero todo lo relacionado con mi hijo tiene que ver con su derecho a la privacidad, la tiene que conocer antes que los demás. No me interesa contarlo ni recibir las opiniones de nadie. No hay papá. Y es una conversación que tuve hasta con mi hija de 5 años”.

"Yo no estoy incómoda, así que si alguien intentó hacerme sentir así, no lo noté. No tengo que darle explicaciones a nadie. Además, yo no ando pidiendo ayuda ni nadie me está reclamando nada".

Cuando la periodista le preguntó si no le importa que su hija no tenga una imagen paterna, Bárbaro aseguró: “Entiendo lo de la imagen paterna, pero justamente es algo que sólo me puede preguntar mi hijo. El resto de los hombres, que opinen lo que quieran. No es mi intención polemizar sobre el tema y mucho menos dar explicaciones. Intento no invadir la privacidad de mi hijo”.

Yo no estoy incómoda, así que si alguien intentó hacerme sentir así, no lo noté. No tengo que darle explicaciones a nadie. Además, yo no ando pidiendo ayuda ni nadie me está reclamando nada”, agregó la periodista, sin rodeos.

Además, Carmela contó que vive la maternidad de una manera especial ya que superó un linfoma de Hodgkin y pensó que no iba a ser madre: “Sí. Fue hace muchos años, yo tenía 16. Me sorprendió mucho poder tener a Elena. Creí que no podía tener hijos. Hice quimioterapia, me quedé pelada. Yo creí que no iba a poder y hasta había pensado en adoptar. Ser madre fue un milagro; y fue un milagro más grande todavía que mis embarazos fueron buenos. Fue la primera vez que sentí que mi cuerpo me funcionaba bien”.

"Con Gerardo (Rozín) separamos en buenos términos y a tiempo, antes de que nos resintiéramos mucho los dos. Las separaciones no son fáciles, y mantener un buen vínculo tampoco es fácil. Tenemos nuestros momentos. Me fue más fácil el primer año que este último porque Gerardo no supo estar a la altura y por eso ya no nos llevamos bien".

Uno de los fragmentos más sorpresivos de la entrevista con Pronto tuvo lugar cuando Bárbaro contó cómo se lleva con Rozín tras el divorcio: “Nos separamos en buenos términos y a tiempo, antes de que nos resintiéramos mucho los dos. Las separaciones no son fáciles, y mantener un buen vínculo tampoco es fácil. Tenemos nuestros momentos. Me fue más fácil el primer año que este último”. ¿Por qué? “Porque Gerardo no supo estar a la altura y por eso ya no nos llevamos bien”.

“(El tiempo) a veces saca lo peor de las personas. Quiero lo mejor para mi hija, para él también (…) Hemos tenido mejores momentos que éste con Gerardo. Tuvimos una separación muy sensata y tenemos acuerdos”, contó la panelista.

Si bien contó que mantiene un gran vínculo con Pedro, el hijo mayor de Rozín, Carmela confió que ya no se reúne más con su ex para comer en familia: “No. Lo hacíamos pero no nos juntamos más”. 

TE PUEDE INTERESAR