Alejandro Fantino y su pelea con Jorge Rial: "Sentí que se había metido con mi trabajo"

Tras mantener un fuerte cruce en Twitter con su compañero de América, el conductor habló sobre el enfrentamiento.  

Semanas atrás, los pasillos de América se vieron revolucionadas por la pelea pública de dos de sus principales figuras: Jorge Rial y Alejandro Fantino.

Todo comenzó cuando el conductor de Intrusos preguntó en Twitter si era verdad que Eduardo Feinmann había renunciado a Animales Sueltos, programa que conduce Fantino.

Entonces, Alejandro salió al cruce muy fuerte: “Si andás con dudas te cuento todo cuando nos veamos en el canal y te saciás tu sed informativa de programas colegas @rialjorge. Veo que te preocupa mi vida y mis cosas desde siempre @rialjorge yo no soy cinturón negro de twitter acá ganás vos saludos”.

El tiempo pasó, las aguas parecieron calmarse y Fantino finalmente habló del enfrentamiento en El buscador en red, el ciclo de Gonzalo Bonadeo en la TV Pública.

"Yo creo que en este medio lo que hay que hacer es poner rápidamente los límites, porque sino te pasan por arriba, loco".

Alejandro fue quien sacó el tema al ser consultado sobre si le molesta que lo expongan en los medios: “Hay cosas que realmente me ponen mal, fuera de joda. El otro día tuve un altercado con Rial. Justamente, yo sentí que él se había metido con mi trabajo. Fue por la renuncia de Feinmann, la arrobó a Romina Manguel… Entonces, si yo estoy como el tema de Moris que decía ‘yo vivía en el bosque muy contento’, ya está, yo no te hago nada, no te jodo, no me meto con vos. Ya está, ya pasó, hubo un ida y vuelta en redes”.

“¿No sentís que a otras personas, incluido Rial, les sirve o necesitan hablar de vos?”, le repreguntó Bonadeo. Y Fantino terminó de dejar muy en claro por qué reaccionó así: “No creo… Yo creo que en este medio lo que hay que hacer es poner rápidamente los límites, porque sino te pasan por arriba, loco. Vos sos Bonadeo, sos un tipo respetado, en algún punto temido por muchos en nuestro medio. Pero cuando es al revés, por ejemplo en mi carrera, que vengo caminado y donde hay subvaloración… Hace cuatro o cinco años, ahora no, te pasaban por arriba no sólo por lo que pensaban sino porque alguno venía y te tocaba el culo. Y, loco, si no reacciono la primera me metés el dedo, la segunda me hacés el helicóptero. Tenés que reaccionar de alguna manera”.