Pasar al contenido principal

INSÓLITO

El día que Guillermo Francella se enojó al aire (y con razón) en una radio uruguaya

El actor estuvo en el país vecino promocionando ¡Atraco!, su nuevo film. Y en un programa le preguntaron de todo... ¡menos por la peli! Escuchá su entendible reacción.

PLAY ME
Por Mica Levitt
Miércoles 26 de Septiembre de 2012

Al advertir que lo estaban despidiendo sin preguntarle de la película que fue a promocionar a Uruguay, Francella dijo: "Quisiera hablar un poquitito de ¡Atraco! si son tan amables...". El conductor, sin inmutarse, le contestó: "Bueno, pero mirá que cuando el actor habla así, la película también se promociona".

No suele mostrarse enojado en entrevistas, ni fastidiarse, ni molestarse. Todo lo contrario. Es uno de los grandes "remadores" de notas, como se dice en la jerga del medio. Por eso la noticia sorprende.

Guillermo Francella estuvo en Uruguay promocionando ¡Atraco!, su nueva película (junto a Daniel Fanego y Nicolás Cabré), que acababa de estrenarse en el país vecino y que el viernes pasado superó en la Argentina los 550 mil espectadores.

En el film está basado en un hecho real: el robo de las joyas de Evita en la España de Franco, en 1956. Y el actor hace de un argentino militante de Perón, que usa un pasaporte uruguayo trucho para llegar al país europeo y cometer el "atraco", lo cual sería un puntapié casi obligado para cualquier periodista de la hermana república. En diversos medios charrúas (como el diario El Observador) así lo hicieron. Pero en una entrevista radial con No toquen nada, a la que Francella fue como invitado, no sólo no usaron el tema de disparador, sino que ni siquiera le consultaron por la película en la extensa entrevista. Entonces llegó la entendible reacción de Guillermo, quien les recordó el motivo de su visita a Uruguay... ¡y aún así no le hicieron ninguna pregunta al respecto!

Bendita, el programa de Beto Casella por Canal 9, mostró el insólito momento (dale play al video de esta nota) en el que el actor, con buena onda y al final de la nota, pidió: "Yo quisiera hablar un poquitito de ¡Atraco! si son tan amables...". El conductor, Joel Rosenberg, le contestó sin inmutarse: "Sí, cómo no...".

"Justamente acá el objetivo es promocionar la película... ¿Qué quieren preguntar de la película? Y yo se los voy a contestar...", simplificó el actor. Pero la respuesta no fue -justamente- una pregunta: "Bueno, pero mirá que cuando el actor habla así, la película también se promociona".

El actor pidió que le preguntaran lo que quisieran saber del film, pero no hubo caso: "Bien, Guillermo, te agradecemos", contestó el periodista, cerrando la entrevista. Y agregó: "Lamentamos que te moleste que no te hayamos preguntado por la película. Hay que tener buena relación con la producción, porque acá no se estrenó la película, capaz está bueno venir dos semanas después de que se estrene...".

Francella, entonces, replicó, siempre en buen tono: "No creo, es el criterio de ustedes tal vez, pero puede ser...".

"Bien, Guillermo, te agradecemos", contestó el periodista (?) cerrando, una vez más, la entrevista. Y agregó con total desparpajo: "Lamentamos que te haya molestado que no te hayamos preguntado por la película. A veces también hay que tener buena relación con la producción, porque por ejemplo acá no se estrenó la película, capaz está bueno venir dos semanas después de que se estrene".

El actor, entonces, lo corrigió: "Se estrenó ayer". Y el conductor le aclaró: "No, ayer fue una avant premiere, no fue un estreno para la gente". Insólito.

Francella aclaró que no había mala voluntad de su parte, pero que estaba allí para promocionar su película, y añadió que su productor, que estaba del otro lado del vidrio escuchando la nota en plena radio, movía la cabeza desesperado, sin poder creer lo que estaba escuchando.

"Esto es un aprendizaje para ustedes y para mí también", quiso suavizar el actor. Pero el desacuerdo siguió: "Supongo que para vos también. Para nosotros es flor de aprendizaje y un encanto que hayas estado acá", completó el conductor. "Sí, quedate tranquilo que para mí también es un aprendizaje", enfatizó Francella.

"Para mí es un encanto haber conversado con ustedes, 'entre hierros', pero fue lindo también porque algo puede quedar en los ojos", finalizó Francella. Y recibió otro mensaje: "Te agradezco mucho. Y los hierros quedan así, como una anécdota para solucionarlo...".

Dale play al video y escuchá el justificado enojo de Guillermo Francella en una radio uruguaya.