Pasar al contenido principal

El enojo de Adabel Guerrero con la producción de ShowMatch: "Me pareció una tomada de pelo"

La vedette había reemplazado a Valeria Archimó, que luego renunció. Pero terminaron llamando a Silvina Escudero y Belén Francese. Y ahora que volvieron por ella, puso el grito en el cielo.

Por Nadia_Barreiro

Todo fue escándalo desde que Adabel Guerrero reemplazó a Valeria Archimó en una de las galas de ShowMatch para bailar con Reynaldo Ojeda.

El bailarín colombiano, que se destaca pese a tener sólo una pierna, expresó que se había sentido más cómodo con ella que con su compañera oficial, lo que provocó el enojo de Archimó y su posterior renuncia al certamen.

Tras esta desvinculación, se dijo que sería Adabel quien reemplazaría a su colega, pero la producción finalmente se decidió por Silvina Escudero. Sin embargo, en la primera gala sin Archimó, como la ex de Matías Alé estaba de viaje, fue Belén Francese quien bailó con Ojeda.

Todas estas vueltas hicieron enojar a Guerrero, que expresó su malestar en el programa de Viviana Canosa. “Me pareció una falta de respeto, una tomada de pelo, porque me dijeron que nadie me había dicho que yo iba a estar en lugar de Valeria, cuando todos sabían que iba a ser yo”.

"Voy a ver si tengo ganas de volver, porque lo que me hicieron no me gustó", disparó Adabel.

La cuestión es que ahora, los productores de Ideas del Sur volvieron a llamarla, ya que Escudero quedó como jurado. “Ahora la que está negociando soy yo. Voy a ver si tengo ganas de volver, porque lo que me hicieron no me gustó, por eso me van a tener que tentar. El amor se me fue con esta actitud que tuvieron”, declaró.

“Yo no entendí lo que pasó, por eso me dolió tanto. La gala que bailé con Reynaldo, lo primero que dije fue que estaba contenta de estar ahí porque siempre me han tratado tan bien, me han valorado, y de golpe y porrazo me dieron un cachetazo que me dolió muchísimo”, disparó.

Luego la artista contó que estas discusiones le provocaron un tic en su ojo, que le sale cuando pasa situaciones de mucho nerviosismo. Además, agregó: "Yo estaba esperando que me llamen para empezar a ensayar, feliz de la vida. Y de golpe y porrazo me doy un golpe contra la pared, porque estaban por llamar a otra persona y yo me di cuenta. Entonces lo llamo a (Federico) Hoppe y le digo: '¿Qué pasa con esto?’. No me quiero enterar por otro lado que no soy yo'".  

"Siempre me han valorado, y de golpe porrazo me dieron un cachetazo que me dolió muchísimo”.

Según contó la artista, por lo único que volvería al certamen es para promocionar su nueva obra, El diluvio que viene. “De pronto les quedó el lugar vacante, necesitan que alguien les salve las papas y hay que estar… Hay que hacer un ensayito de dos días, montarse un Aquadance, con una persona que es discapacitada…”, explicó. Aunque dio a entender que terminará aceptando regresar al show.

De no aceptar la propuesta, se rumorea que podría ser Mónica Farro quien ocupe ese lugar. ¿Se calmarán las aguas con el Aquadance?