Pasar al contenido principal

Pelea sin filtros entre Flavia Palmiero y Angel de Brito en Twitter

Sorpresivamente, la conductora y el periodista se cruzaron muy fuerte en la red social del pajarito y hubo revuelo. Un tweet llevó a otro y... ¡Mirá en qué terminó todo!

Por Florencia Maccione

Tan sólo horas antes del esperadísimo enfrentamiento entre Maravilla Martínez y Chavez Jr. en Las Vegas, otra pelea tuvo lugar en Twitter, el cuadrilátero preferido de los famosos para dirimir sus diferencias.

Los protagonistas del sorpresivo cruce fueron Flavia Palmiero y Angel de Brito. Todo comenzó cuando el periodista escribió en su cuenta en la red social: “Lamentablemente @ricarfort y @flaviapalmiero me tienen bloqueado. ¡¡¡Me impiden conocer los pasos de sus éxitos!!!”.

De Brito: "Avísenle a la fracasada de @flaviapalmiero que yo digo las cosas en la cara".

Entonces, la conductora le respondió: “Desconozco tu obsesión conmigo Angelito. Suerte en todos los éxitos que te acompañan en vida (…) ¡Me gustaría saber a quién responde este que cada vez que salgo con algo se ocupa de molestar! ¡Las ratas no soportan la altura!”, agregó misteriosa.

De Brito no dio marcha atrás en sus dichos y volvió a la carga con sus tweets: “Avísenle a la fracasada de @flaviapalmiero que yo digo las cosas en la cara. Me causa gracia que hable de altura, ¿ella?”. Y, acto seguido, hizo RT (publicó en su muro un comentario de otra usuaria llamada @Evangelina555), que decía: “¿De qué carajo vive Flavia Palmiero para hablar d altura? ¡La ola está de fiesta o es fiestera?”.

Flavia: “¡Quedate tranqui nunca tu cara y tu alma tendrán algo de luz!".

Ella, por su parte, prefirió continuar enviándole misteriosos mensajes a De Brito: “¡Quedate tranqui nunca nunca tu cara y tu alma tendrán algo de luz! Qué gracioso siempre hace lo mismo este. ¡La fracasada le consiguió laburo y le cambió la vida a mucha gente! Jajajja ¡Quedense tranquilos que no voy a contar quién lo manda a molestarme cada vez que estreno algo! Ya es muy evidente”.

Y se preguntó irónicamente: “¿Qué se puede esperar de un burro más que una patada? Sigo sin entender por qué tanta obsesión conmigo… ¿para qué ocuparse de alguien tan fea?”.

Un cruce que dará qué hablar y que, seguramente, continuará.