Pasar al contenido principal

¡QUÉ CONFESIÓN!

Miriam Lanzoni, mujer de Fantino: "Con Alejandro fuimos amantes cinco años"

La actriz visitó a Viviana Canosa y reveló que tuvo una larga relación clandestina con el conductor antes de convertirse en su esposa. La yapa: contó una curiosa obsesión antes de viajar.

PLAY ME
Por Fernando Gatti

Al confesar su aversión a que le revisen sus pertenencias, Miriam Lanzoni aceptaba que lo que le pasaba no era algo normal pero imposible de refrenar. La mujer de Alejandro Fantino reveló ante Viviana Canosa su curiosa obsesión de cerrar bajo llave los cajones de prendas íntimas por sobre todo, y no precisamente por temor a la inseguridad. Y como si fuera poco, detalló la relación clandestina que mantuvo con el conductor de Animales Sueltos durante cinco años.

"¿Por qué aguanté tanto tiempo? Porque yo también tenía mi novio. Fue sin pretensiones, como el camino inverso de todas las parejas, nos conocimos lo peor de cada uno, pero porque había algo muy sólido. Y después resultó que terminamos juntos".

Entre risas, la actriz reveló qué hace antes de viajar: “Pongo bajo llave todas mis cosas, a mi ropa interior. Tengo esa fantasía de que alguien me va a revisar y me da pánico que alguien me vea la ropa interior, mi marido. Que la vea ahí, como en un cajón, me mata, me deprime”.

Como no quedaba claro cómo hacía para ocultar todo a Alejandro, Miriam explicó: “Tenemos cuartos separados, entonces yo cierro todo. Me da miedo que agarre un calzón mío, me da pánico que lo vea en un cajón. No llegué al meollo de mi fobia. Es por la ropa en general. Me tiene que ver la ropa puesta”.

Ante el "temor" a que Fantino lleve a otra mujer a su casa, Lanzoni remató: “No sería capaz, porque tengo cámaras además. En los cuartos también hay cámaras… Es que fuimos amantes durante cinco años, por eso. Un poco como que pensás que puede tener otra. Quedás con esa cosa de vértigo, de si sabés mantener a tu hombre”.

En ese momento, Viviana, pasmada, le preguntó cómo hizo para aguantarse ser la segunda tanto tiempo, y Miriam soltó: "Porque yo también tenía mi novio. No cortamos con nuestras respectivas parejas porque arrancó como algo genuino, como vínculo entre personas. Fue sin pretensiones, como el camino inverso de todas las parejas, nos conocimos lo peor de cada uno, pero porque había algo muy sólido. Y después resultó que terminamos juntos".

Para coronar el combo de adorables rarezas, Lanzoni se explayó sobre las razones de dormir en cuartos separados: "Se lo propuse porque yo no puedo compartir un baño, y tiene algo de amante...".