Pasar al contenido principal

NATURALMENTE BELLA

Las fotos más sensuales de Guillermina Valdés, la nueva pareja de Marcelo Tinelli

Retomando su faceta de modelo, la ex de Sebastián Ortega había posado provocativa para la revista SH de enero. Mirá las imágenes de la (ahora) novia del conductor de ShowMatch.

Por Fernando Gatti

Fue mamá una, dos, tres veces. Sin embargo, Guillermina Valdés (33) conserva esa preciosa figura que la hizo triunfar en las pasarelas, aún después de haber tenido tres hijos: Dante (11), Paloma (9) y Helena (6). Eso, sumado a su personalidad, fue el combo perfecto para conquistar a Marcelo Tinelli. La ex modelo demostró que incluso puede opacar a mujeres más jóvenes en una reciente producción de fotos que había realizado en enero de 2012 para la Revista SH.

"¿Por qué Sebastián (Ortega) no quería que fuera actriz? Porque no le gusta, porque tiene un montón de prejuicios, porque no quiere que me bese con otro hombre", decía sin vueltas Guillermina en enero.

Guillermina conoce a Marcelo desde la época en que su ex esposo Sebastián Ortega producía ficciones para Ideas del Sur. Juntos, Ortega y Tinelli gestaron sucesos como Los Roldán o Tumberos. Sin embargo, las cosas cambian y ahora la televisión los encuentra compitiendo todas las noches por el liderazgo diario del rating, que viene muy pareja, con una leve ventaja de Graduados frente a ShowMatch.

Guillermina oficializó su separación de Sebastián durante el verano, y desde entonces se animó a retomar las facetas de su profesión que al padre de sus hijos lo ponía celoso. Uno de sus más recientes trabajos fue como imagen de una coqueta marca de lencería femenina.

Pero al hacer estas fotos para SH, su matrimonio con Ortega seguía en pie. Justamente en esa entrevista, Guillermina declaraba: "Sebastián deposita mucho en mí y después tiene que recular… Lo último que él hubiera deseado es que yo decidiera el camino de la actuación. Y digo: 'Bueno, me quiere, porque se la está rebancando'".

"¿Por qué él no quería que fuera actriz? Porque no le gusta, porque tiene un montón de prejuicios, porque no quiere que me bese con otro hombre", decía sin vueltas Valdés allá por enero.

-¿Le costó trabajar con su marido?

-No, para nada. Yo ahora busco abrirme otros caminos, después de pasar una prueba que fue entrar de lleno en la actuación, con un elenco de actores con una experiencia de diez años o más, como el de Botineras, y en una tira diaria, que no te permite elaborar nada. Es un ritmo al que yo no estaba acostumbrada. Pero vi que pude, que puedo ser actriz y no estar midiéndome todo el tiempo con la persona que tengo al lado, me relajé. Más allá de que soy muy exigente y me hubiera gustado estar bien en mi papel desde el principio, porque creo que estuve mejor hacia el final. El año que pasó me sirvió para esto, para vencer mi prejuicio laboral con Sebas, y para entrenarme. Ahora quiero abrir, ir por otro lado.