Pasar al contenido principal

Los secretos de Jésica Cirio para estar divina... ¡comiendo 8 veces por día!

La modelo sigue un plan de alimentación estricto y una rutina de ejercicios. Además, tiene varios trucos para verse espléndida y uno muy "especial" sobre su vida sexual... ¡Conocelos!

La dieta de Jésica Cirio para estar divina. (Foto: Web)
Por Cecilia_Riano

Jésica Cirio tiene un cuerpo envidiable, se ha dicho. Obviamente que la genética está de su lado, pero para estar divina también hay que trabajar... Sí, la belleza requiere sus esfuerzos.

Por ello, la modelo confesó varios de sus secretos a la revista Gente para mantener esa silueta de curvas perfectas. Tiene 27 años, mide 1.60 metros y sus medidas son 90-60-90. ¡Qué envidia! De la sana, por supuesto.

Además de una dieta que incluye ocho comidas -¡sí, come ocho veces al día!-, tiene una rutina de ejercicios que incluye gimnasia localizada, baile para movilizar el ritmo cardiovascular y quemar calorías, y yoga para mejorar la postura y relajación. Además de esta apretada agenda para verse espléndida, Jésica cuenta que toma clases de inglés, estudia periodismo tres veces por semana, tiene un programa en la radio TKM, graba Impacto 9, maneja su propio spa, sumado a sus trabajos como modelo.  

¿Cuál es su dieta? A tomar nota:

Desayuno: Té con leche y yogur descremado con avena.

Media mañana: Una fruta (manzana-naranja-pera).

Almuerzo: Pollo o pescado (nunca carne roja) con arroz blanco o puré de calabaza o papa.

Media tarde: Una fruta o barrita de cereal.

Merienda: Yogur con cereales.

Antes de la cena: Leche descremada con cacao amargo (se consigue en las dietéticas).

Cena: Pollo o pescado con ensalada condimentada con omega 3 y aceto.

Antes de dormir: Dos cuadrados de chocolate.

Esto no es todo, porque Jésica guarda un secretito más… que terminó develando. Y tiene que ver con su novio Luciano Bernardi, un empresario de 30 años. “Para estar conmigo tenés que hacer el amor todos los días… Luciano es muy buen amante. Lo hacemos de lunes a lunes, como mínimo una vez por día… y muchas veces dos”, describió.

¿Anotaron, chicas?