Pasar al contenido principal

La revancha loca del Tano Pasman: así vivió el ascenso de River

Terminó el calvario del Millonario en la Primera B Nacional, y La Revolución, el programa de Fox Sports, mostró cómo sufrió el visceral fanático. ¡Dale play!

PLAY ME
Por Fernando Gatti

El calvario de River Plate en la Primera B Nacional terminó el sábado, pero probablemente ni siquiera el ascenso logrará que el Santiago “Tano” Pasman pare de sufrir por el club de sus amores. El día del partido crucial para el destino del Millonario, el más famoso y visceral de los hinchas fanáticos tuvo una cámara de La Revolución, el programa de Fox Sports que siguió la campaña del club en el ascenso y contrató al fanático para registrar sus pasionales reacciones en cada una de las 38 fechas.

El partido contra Almirante Brown fue más complejo de lo que hubieran deseado los de River. En la primer jugada peligrosa, el conjunto de Isidro Casanova tuvo muchísima suerte en la carambola de los rebotes dentro del área chica y el Tano lanzaba sus estruendosas maldiciones: “No la p… madre que te… ¡Qué mala leche!”. Y cuando terminaba el primer tiempo en empate, reclamaba vehementemente que Blas Armando Giunta, DT contrario, devuelva la pelota.

Para el segundo tiempo la paciencia era menor. César Monasterio, el arquero de Almirante desataba la furia de Pasman: “Ay, a qué pelota llegás la pu.. que te pa…”. Pero llegó el primer gol de David Trezeguet y se desahogo, con un rosario de insultos, que acompañó de ampulosos gestos de alegría. Claro, no le gustó nada que el delantero haya estado un metro adelantado: “Sacá el orsai, ya lo vi. Ya lo vi la con… de tu madre. ¿Qué lo vas a pasar, 14 veces? ¡Boludo, pasame el penal a Caruso también!”.

Con las salidas emotivas salidas de Fernando Cavenaghi y Alejandro “Chori” Dominguez, el Tano reprochó: “No es una novela romántica, boludo, me cago. Poneme el partido”. Y al rato, sus deseos fueron atendidos, el árbitro sancionó un penal para River y lo celebró como un campeonato. Pero Monasterio estaba intratable y se lo tapó a Trézéguet: “¡La con… de mi madre! ¿No podemos hacer un penal?”.

Con el segundo gol, que sentenciaba el dramático y angustioso ascenso de River a la Primera A, Pasman soltó el delirio, alzó y abrazó a su hijo en silencio, para no dejarlo sordo. Y una vez terminado el suplicio, se levantó del mítico sillón y apagó la luz. La Revolución, tal como se titulaba el programa que contó a devolución de River a la A, había concluido exitosamente.

¡Mirá el video del Tano Pasman!

 

Hacete fan en Facebook y enterate de las últimas noticias del espectáculo nacional e internacional, participá de nuestras encuestas y conocé todos los secretos de los personajes más importantes de la farándula! Recibí las actualizaciones de Ciudad.com las 24 horas

Facebook.com/ciudadcom