Julio Chávez, íntimo: "Cuando salgo me doy cuenta de que soy menos fóbico de lo que creo" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Julio Chávez, íntimo: "Cuando salgo me doy cuenta de que soy menos fóbico de lo que creo"

Luego de recibir el Martín Fierro a Mejor Protagonista de Miniserie por El Puntero, el actor habló en exclusiva con Ciudad.com y se refirió al reconocimiento de sus colegas, su personaje en la ficción y sus planes en TV para el año que viene.

“Yo deseaba mucho este premio porque me lo merezco”. Así comenzó el discurso de Julio Chávez cuando subió al escenario para recibir el Martín Fierro como Mejor Actor Protagonista de Miniserie por El Puntero. Como sucede cuando actúa, sus palabras sonaron con gran espesor dramático, con una carga emocional difícil de encontrar en otros artistas. Y sonaron, sobre todo, auténticas.

En el momento de la premiación, Chávez esperó oír su nombre con una mirada fija y atenta, que dejaba al descubierto sus ansias de ganar. Quizás en ese momento haya estado creando su propia fantasía, como él mismo anheló desde el escenario. “Deseo que cada ser humano tenga la posibilidad de crear la ficción que se le cante. Es el derecho que tenemos como humanos. Gracias”, pronunció el actor y se despidió con fuertes aplausos de fondo.  

Cuando se bajó de escena, Ciudad.com dialogó en exclusiva con el actor sobre el reconocimiento de sus colegas, El Puntero, y sus planes para el año que viene.

-Cuando recibiste el premio, y luego abajo, se te vio muy emocionado. Tocabas el Martín Fierro, lo mirabas, tenías los ojos llenos de lágrimas. ¿Qué significó para vos?

-Eso, mucha alegría. Estoy muy contento de haberlo ganado. Estoy muy agradecido de que me lo den. Me siento muy halagado por el reconocimiento de algo de lo que estoy muy contento de haber hecho. Cuando te dan un premio por algo que vos sentís que te lo merecés, y que subís creyendo que está bien que te lo den, es algo que está bueno.

"El Puntero inevitablemente rozó con una realidad, pero no agredió ni metió palos en ningún lugar".

-Recién te veíamos en el salón con muchos colegas sacándote fotos, con un contacto muy cercano. ¿Cómo estás viviendo el reconocimiento?

-De la misma manera que cuando gané el premio. En ese sentido yo soy una persona muy tímida, bastante privada, pero cuando se me manifiesta afecto de esta manera, lo reconozco muy genuino y lo agradezco de una manera muy genuina. A veces, cuando salgo y me encuentro con las personas, me doy cuenta de que soy menos fóbico de lo que creo. A veces me creo más fóbico de lo que en verdad soy. Es más la idea de lo que por ahí pasa realmente.

"Soy una persona muy tímida, bastante privada, pero cuando los colegas me manifiestan afecto de esta manera, lo reconozco muy genuino y lo agradezco de una manera muy genuina".

-En las entrevistas has declarado que el programa era básicamente ficción y que no tenía que ver con la coyuntura política. ¿Se puede hacer una ficción con un tema tan importante que no roce lo político?

-Sí, lo hemos hecho. Porque una cosa es rozar y otra cosa es claramente meterte. El riesgo del programa justamente era rozar pero no meterte. Roza, porque cuando decís "puntero" inevitablemente roza con una realidad. Pero no terminás de meterte ni de agredir y de meter palos en ningún lugar.

-¿Y vos para crear tu personaje investigaste sobre la realidad política o te abocaste solamente al guión?

-Investigué un poco, pero con la conciencia de que tenía que construir una ficción y no un documental. Entonces investigué, pero finalmente construí lo que mi imaginación me dictaba.

-Actualmente estás en teatro con La Cabra…

-Sí, nos va muy bien. Estoy feliz de hacerlo y estoy preparando la ficción para el año que viene con Pol-ka, que tiene que ver con un bufete de abogados.

TE PUEDE INTERESAR