Pasar al contenido principal

SALIÓ ADELANTE

La mujer de Alejandro Fantino confesó su dura lucha contra la bulimia: "Llegué a pensar en suicidarme"

Miriam Lanzoni, actriz de Dulce Amor y esposa del conductor, relató cómo decidió enfrentar la enfermedad y la reacción de su pareja al enterarse.

PLAY ME
Por Mica Levitt
Miércoles 23 de Mayo de 2012

Después de 15 años se animó contarlo y hace dos, a enfrentarlo. Miriam Lanzoni, actriz de Dulce Amor y esposa de Alejandro Fantino, contó, primero en la revista Pronto y luego en AM, su dura lucha contra la bulimia.

"Arranqué en una época complicada para todos que es la adolescencia, terminé presa con algo que me violaba. No podía controlarlo, llegué a pensar en terminar todo, en suicidarme. Yo pensaba "¡cómo puede ser, si pude con tantas cosas y con esto no!"... Yo me fijo metas y allá llego", comenzó a relatar Miriam.

"No podía controlarlo. Llegué a pensar en terminar todo, en suicidarme".

"Siempre fueron grandes atracones y luego provocarme el vómito, es decir, siempre fue bulimia claramente. Se te va la vida ocultándolo. Hay que engañar. Mi familia lo supo hace 13 años y después nunca más, además yo hace 15 años mantengo mi peso, era mi trampa para engañar. Sólo perdí 12 kilos al principio, después los recuperé y no volví a perder peso", detalló la mujer de Fantino.

Además, la actriz contó cómo se lo confesó a su esposo: "Alejandro se entera hace dos años, muchísimo después de casarnos. Yo decidí curarme, no me animaba pero averigüé en una fundación de las más importantes, me habían dicho que tenía que ir con mi familia y yo no quería. Se deschavó mi historia porque yo había dicho otro nombre y me descubrieron y me quisieron echar. Fue una experiencia horrible, después fui con Ale y querían que él les hiciera prensa".

"Mi familia lo supo hace 13 años. Alejandro se enteró hace dos, muchísimo después de casarnos. Cuando se lo conté, nos unió mucho más. Me dijo 'vamos para adelante'.".

"Cuando se lo conté a Ale nos unió mucho más y me dijo 'vamos para adelante'. Lo choto era que no tengo mambos con mi cuerpo. Me lastimaba, me castigaba a mí y a mi cuerpo, hice cosas que no debí hacer. Cuando empecé a sentir que estaba en la puerta del camino a la curación, me tatué: 'Gracias San Expedito'. El mensaje es que se puede, es una adicción y tiene muchos rasgos de eso. Hace seis meses que ya no pienso en eso. Ya no existe en mi vida".

Mirá el video con la tremenda y conmovedora confesión de Miriam Lanzoni en AM.

 

Hacete fan en Facebook y enterate de las últimas noticias del espectáculo nacional e internacional, participá de nuestras encuestas y conocé todos los secretos de los personajes más importantes de la farándula! Recibí las actualizaciones de Ciudad.com las 24 horas.

Facebook.com/ciudadcom