La confesión de Sebastián Estevanez: "Estuve dos meses entre la vida y la muerte" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

La confesión de Sebastián Estevanez: "Estuve dos meses entre la vida y la muerte"

El protagonista de Dulce Amor reveló un hecho traumático que vivió hace 14 años, cuando volcó con su auto en una ruta y se recuperó luego de tres semanas en coma. Su testimonio.

Sebastián Estevanez confesó que durante dos meses luchó por su vida. (Foto: Clarín.com)

Es el protagonista de Dulce Amor, la novela de mayor éxito en rating en lo que va del año, pero Sebastián Estevanez no se agranda. Mantiene los pies sobre la tierra. Disfruta del presente. Y sobre todo, lo valora, teniendo en cuenta un hecho que vivió hace 14 años, y que le reveló a la revista Pronto: antes de triunfar como actor pasó 18 días en coma, luego de un tremendo accidente de tránsito en Punta del Este.

El galán de la tira de Telefe detalló el choque que casi le cuesta la vida: "Quedé internado 18 días en coma cuatro. Tenía apenas 10% de probabilidades de sobrevivir. Volqué en una ruta mal señalizada de Punta del Este. El auto dio cuatro, cinco vueltas. Por suerte a los que venían conmigo no les pasó nada. Manejaba sin el cinturón de seguridad, no había tomado alcohol, pero estaba fusilado".

"Hace 14 años volqué en una ruta y estuve 18 días en coma cuatro. Tenía 10% de probabilidades de sobrevivir. El auto dio cuatro, cinco vueltas. Manejaba sin el cinturón de seguridad...".

La milagrosa recuperación de Estevanez no fue fácil. "Por dos meses estuve entre la vida y la muerte, y de ahí salí a la silla de ruedas, porque salí por la ventana y me rompí todo. Un año de rehabilitación. Fue el primer aviso que tuve, no era un loquito antes, pero me ayudó a ver las cosas desde otro lugar. Ahora la novela es un éxito, y está buenísimo, lo estoy disfrutando, pero no me vuelvo loco".

Como su personaje de Marcos, Sebastián, el esposo de Ivana Saccani y padre de tres hijos, admite: "Tuve un taller de autos de chapa y pintura, y algo de mecánica". Y agrega: "Tuve un montón de laburos, hasta que por esas cosas del destino empecé a actuar. Estudié Derecho dos años, di clases de padel, trabajé en una verdulería, fui boletero y maquinista de teatro, vendí autos".

Hasta que gracias a su padre, el productor televisivo Quique Estevanez, debutó de casualidad con un bolo en Gino: "Yo no quería saber nada, me daba vergüenza. Pero me insistieron y Arnaldo André me dijo 'vas a hacer la escena conmigo,y te voy a ayudar'".

Con su padre ya hizo ocho novelas, incluyendo Dulce Amor en Telefe, pero revela: "Cuando me llamaron para hacer Valientes les dije que no, porque no me gustaba el papel. Adrián Suar me dijo 'está buenísimo el personaje… no entendiste nada'. Cuando salió por El Trece me quería matar, fue un éxito, Adrián tenía razón".

Ahora disfruta de su revancha. Pero con los pies en la tierra. Como desde hace 14 años.

TE PUEDE INTERESAR