Mundo bizarro: la increíble pelea de Vanesa Carbone y Mariana Diarco - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Mundo bizarro: la increíble pelea de Vanesa Carbone y Mariana Diarco

Las chicas estaban en Desayuno americano para hablar de las cábalas teatrales, pero todo terminó con una discusión con groserías incluidas. ¡Mirá el video!

La televisión da para todo y un claro ejemplo es lo que pasó esta mañana en Desayuno americano, el ciclo que conducen Pamela David y Diego Pérez por América. El tema a tratar eran las cábalas que usan los artistas en el teatro, a partir de las declaraciones que realizó ayer Belén Francese en Intrusos sobre las “costumbres” que tenía Santiago Bal antes de subir a escena.

Para eso, la producción del ciclo matutino invitó a Vanesa Carbone, Mariana Diarco y Estefanía Bacca. Pero en vez de debatir el tema, dos de ellas terminaron en una bizarra pelea. ¡Bizarrísima!

“Yo hice varias comedias y una revista, pero a mí no me tocaron el cu… nunca, ni había cábalas”, disparó Vanesa. Del otro lado del ring, Mariana aseguró que sí existe en el mundo teatral la costumbre de tocar la cola para darle suerte a un compañero. Entonces, Carbone, bastante enojada, disparó efusiva contra su colega: “Nunca tuve ninguna cábala más que persignarme antes de subir al escenario”.

"Te haces la puritana vos, por favor. ¡Madre Teresa de Calcuta!", le contestó Diarco, subiendo la apuesta. Y allí nomás, la cosa de fue de las manos: “Yo no me hago la nada, pero el cu… me lo toca mi novio. Si se dejan tocar es problema de ustedes. Alguien que le venga a tocar el cu… a Mariana Diarco que está desesperada”, disparó sin anestesia.

La discusión se tornó cada vez más feroz y, para ser sinceros, pasó el límite de la ubicación: "Sí, tu cábala es chupar  piiii…", descolocó Mariana, autocensurándo (¡menos mal!) la palabra completa que intentaba decirle a Vanesa.

¿Cuál fue el remate de la encendida discusión? “Seguí con lo de Calamaro que te va muy bien”, quiso defenderse Carbone.

La palabrerío siguió y parecía imposible pararlas. Ángel de Brito, quien se mantuvo callado todo el tiempo, sólo atinó a decir: “Me parece que están muertas las dos y están buscando cámara".

Y sí, nos tapó el agua... del Riachuelo, obvio.

TE PUEDE INTERESAR