Soledad Pastorutti, íntima: "La experiencia con mi hija es buenísima, me gustaría tener más" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Soledad Pastorutti, íntima: "La experiencia con mi hija es buenísima, me gustaría tener más"

Antes de sus conciertos en el ND Ateneo, la reina del folklore habla con Ciudad.com del particular show que dará, su presente de madre, el juicio que le hizo su descubridor y más. Imperdible.

Soledad Pastorutti piensa tener más hijos. (Foto: Gentileza Soledad Pastorutti)

Cambia lo superficial
Cambia también lo profundo
Cambia el modo de pensar
Cambia todo en este mundo

La primera estrofa de Todo cambia, de Mercedes Sosa, es contundente. La Negra llevó por el mundo esa sabia canción hasta convertirla en himno. Y hoy Soledad Pastorutti, una de sus discípulas, también vive su transformación. Transformación que viene sucediendo desde hace algunos años, cuando dejó de ser una niña para convertirse en toda una mujer; desde que es madre; y desde que eligió un lugar más íntimo para encontrarse con su público, como lo hará desde del jueves 10 de noviembre en el ND Ateneo de Buenos Aires. La Sole habló con Ciudad.com de todos estos cambios, de su presente, de los planes a futuro, de algunos temas del pasado que la vuelven a buscar... y más.

-¿Cómo es Canciones a la carta, el espectáculo que vas a presentar jueves, viernes y sábado en el ND Ateneo?

-Ya venimos presentándolo en el Interior, incluye temas del último disco Vivo en Arequito y le quisimos encontrar algún gancho para la gente que me vio muchas veces en vivo, pueda encontrar algo distinto. El show es la presentación oficial del disco y luego vienen las canciones a pedido. Llegás al teatro y te encontrás con un menú de 30 canciones: entrada, plato principal y postre. Entonces el público puede elegir. En un momento hacemos el sorteo y suben seis personas. Y así el show se vuelve algo impredecible, está muy bueno. Le da un aire nuevo, uno no sabe qué temas va a tocar. Por ejemplo, el otro día subió un señor y le dedicó el tema a su esposa y terminaron bailando juntos.

"Canciones a la carta es un show íntimo: sube el público, escoge un tema del menú y el show se vuelve impredecible. Está muy bueno".

-Entonces cada show se vuelve único, una sorpresa para los espectadores y también para vos...

-Tal cual. Depende quién sube, cambia todo. No sabemos cómo puede darse. Además, el último en subir se lleva una prenda mía que usé en alguna de las presentaciones. Hay muchas sorpresas.

-¿Cómo te sentís en un ambiente más íntimo, distinto al que se vive en un festival o un estadio?

-Me siento bien. Si me das a elegir, elijo las dos cosas, pero este formato más íntimo, en un teatro, me permite hacer canciones que en un festival, no. El show tiene que ser más corto, encontrar matices me cuesta más. Acá, en el teatro, hay muchos matices, me he animado a hacer mis propias canciones. No sólo es revolear el poncho. Encontramos una mezcla justa. Está buenísimo. Les veo las caras, veo que están disfrutando. Es lo más lindo. ¡Y eso que dura como dos horas!

-¿Cuál es tu secreto para estar dos horas arriba del escenario con esa energía?

-Trato de ir dosificándola. Esta vez cumplí con mi propio objetivo, a pesar de que usualmente me cuesta mucho quedar conforme. Pero de este show salgo contenta.

-¿Cómo hacés durante las giras con Antonia, tu hija, que ya cumplió el año de vida?

-Generalmente viaja conmigo. Nunca había ido a verme y ahora fue por primera vez a Córdoba. La paso mejor con ella de gira que teniendo que dejarla. Además viene mi mamá, mi hermana y Jeremías, mi marido.

"Mi hija Antonia (1) generalmente viaja conmigo. La paso mejor con ella de gira que teniendo que dejarla".

-¿Con Jeremías piensan tener más hijos?

-No es un tema que hablamos todos los días ni mucho menos. Hacemos tantas cosas, que no nos da ni tiempo de planificar. La experiencia con Antonia es buenísima, así que me gustaría tener más. Ella se sabe acomodar. Ojalá que el próximo sea así.

-¿Por tus compromisos laborales deberían planificarlo con mucho tiempo?

-A veces que pienso que si uno lo planifica, no viene nunca. Las cosas se tienen que ir acomodando y no pensar demasiado. Así que, sí, me gustaría tener más hijos.

-¿Cómo tomaste la repercusión mediático que hubo del juicio con César Isella, tu descubridor, quien salió a hablar del tema ("Soledad no cumplió, su familia tampoco. Lamentablemente tuve que iniciar un juicio y lo gané")?

-No hablo demasiado del tema, desde que yo intenté separarme de los representantes, él me inició el juicio y me enteré que lo perdimos. Para mí es una injusticia, pero no estoy en contra del fallo del juez. No es tan negativo de todos modos. Yo sola pude hacer mi vida, mi carrera. Me siento muy libre. Nunca me afectaron sus palabras.

-¿Cómo vivís tu faceta de conductora en Ecos de mi tierra? ¿Te dedicarías a eso full time en un futuro?

-Por ahora no, porque mi fuerte sigue siendo el escenario. Si se me da la oportunidad, lo intentaré. Marcelo Iribarne, mi compañero en el programa (va por la TV Pública), me ayuda mucho.

"El juicio que perdí con César Isella para mí es una injusticia, pero no estoy en contra del fallo del juez. No es tan negativo de todos modos. Yo sola pude hacer mi vida, mi carrera. Me siento muy libre. Nunca me afectaron sus palabras".

-Participaste activamente de la campaña contra la megaminería a cielo abierto, cantando Basta ya con otros artistas. ¿Cómo llegaste a formar parte del tema?

-Mi acercamiento con el tema comenzó en Puerto Madryn, estaba cantando gratis al aire libre y de repente se desplegaron dos banderas: "No a la megaminería". Les pedí por favor que trataran de no tapar el show. Luego de eso me llamó Axel y también Julieta Díaz, me explicaron del tema y las dificultades. Estoy a favor de la vida, no sólo con esto sino con muchas otras acciones que realizo. Hace poco estuve en San Juan y ellos, como provincia, no adhieren a este proyecto y hay que tratar de entender. El fanatismo nunca es bueno. No hay grises en este momento, y yo pienso que todos podemos opinar respecto de las circunstancias que nos rodean. Entiendo las diferentes realidades, es muy difícil llegar al ideal. Uno intenta el menor de los males.

-El 10 de octubre cumpliste 31 años, pero tengo entendido que no se realizó el tradicional festejo en Arequito con tus fans y el íntimo, con tu familia. ¿Por qué?

-Y... estos últimos dos cumpleaños míos pasaron medio desapercibidos con la llegada de Antonia. Tengo mucha felicidad por mi hija, por haber logrado construir una familia. Antes hacía un festejo con los fans y otro íntimo... Bah, íntimo con 200 personas (risas). Pero ahora todos los octubres me llegan con mucho trabajo. Estoy conforme con lo que estoy haciendo y por todo lo que está por venir, todavía soy muy joven.

TE PUEDE INTERESAR