Daniela Lopilato: "No me interesa la fama" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Daniela Lopilato: "No me interesa la fama"

Es nutricionista de profesión, actriz de vocación, y la mayor del clan súper popular que integran la mujer de Michael Bublé junto a Darío. Mientras se prepara para debutar en un musical teatral, comparte sus sueños artísticos y habla de la relación con su familia.

Daniela Lopilato actuará en Desilusiones de putas y payasos. (Foto: gentileza Daniela Lopilato)

Daniela Lopilato lo sabe: tiene un apellido famoso. Muy famoso, para ser justos.

A saber: su hermana menor, Luisana Lopilato, cosecha -sólo en Twitter- un millón de seguidores, glamoroso número que celebró con un festejo público en un conocido shopping porteño. Y qué decir de su cuñado, entonces... El nombre del cantante canadiense Michael Bublé, esposo de la bella Luisana, da vuelta al globo casi tanto como sus sinatrescos hits. Atrás, pero no por ello poco popular, lo tenemos al varón de la familia: Darío. El actor vivió un antes y después tras su exitoso paso por la sitcom Casado con hijos, junto a Guillermo Francella, un verdadero trampolín en su carrera artística.

Sin embargo, a pesar de esta mochila de éxitos que cargan los más jóvenes del clan Lopilato, Daniela sorprende con su primera confesión ante Ciudad.com: "En mi casa, yo soy la pionera en esta carrera artística. Era muy chiquita cuando arrancó esta pasión. Iba a castings, hice publicidades, programas piloto. También, aunque me de vergüenza decirlo, participé de Festilindo y Cantaniño... ¡pero eso delata un poco mi edad!", asegura divertida, aunque siempre se mantuvo lejos del bullicio mediático y la vidriera de la exposición. De hecho, se recibió de nutricionista, en una faceta completamente opuesta a todo este torbellino artístico que parecía empujarla.

Por estos días, reconciliada con esa primera vocación, Daniela está a punto de debutar con una obra de teatro musical. Y en un mano a mano sin clichés ni poses, desploma toda su historia de chica común, de barrio (Parque Chas, para más datos, mamá de una niña), que no cree en la fama por contagio. Una rara avis para los tiempos que corren, que merece ser escuchada...

"En mi casa, yo soy la pionera en esta carrera artística. Era muy chiquita cuando arrancó esta pasión. participé deFestilindo y Cantaniño... ¡eso delata mi edad!"

- Contaste que arrancaste muy chiquita. ¿Tus padres te incentivaban o vos eras la que pedías que te lleven a desarrollarte artísticamente?

- Ellos me acompañaron siempre, pero yo era la que pedía. Empecé a estudiar teatro a los 8 años. Y, como te dije, aunque muchos no lo sepan, yo fui la primera de mi familia en este camino artístico.

-Entonces, ¿por qué te volcaste a estudiar Nutrición?

- Mirá, me encanta el teatro, viviría de esto. Es un disfrute personal. Pero te lo explico más fácil: ser nutricionista en mi profesión y ser actriz es mi pasión. Así que, tranquilamente, puedo hacer las dos cosas. A la mañana voy al consultorio, a la tarde ensayo y a la noche actúo. Los lunes estudio teatro con Julio Chávez y, además, tengo una nena de seis años. Muchos me dicen que empecé al revés en la vida. Y se ríen porque además soy profe de gimnasia y hasta hago un curso de enología.

- Se nota que sos una buscadora, que te gusta explorar, conocer...

- Sí. En la vida soy de buscar, una hiperquinética. A todo lo que hago le pongo mucha pasión. Soy un torbellino.

- Ahora estás por estrenar una obra de teatro con un título muy sugestivo, ¿de qué se trata?

-Ja, ja, es verdad. Desilusiones de putas y payasos se estrena el 15 de octubre. La obra gira en torno a un circo en decadencia. Somos treinta personas en escena y yo soy una trapecista: sí, también hice un año de trapecio hace un tiempo. En la historia lo que pasa es que no viene gente a nuestro circo y tenemos que hacer la función frente a un solo espectador. Hacemos lo que podemos para vivir. Las chicas nos levantamos la pollerita... y ahí también empieza a jugar el tema de la prostituta. Es una obra circense, adaptada como una comedia dramática.

- ¿Cómo es tu papel?

-Soy la trapecista más "clounesca": hago el chiste fácil, soy ingenua, tonta. Bastante varonera, la que se come todas las eses del grupo. También canto. Es un espectáculo que no te aburrís, porque tiene mucho despliegue.

- Luisana es súper famosa y Darío también, ¿cómo vivís tu profesión con ese marco familiar?

"Para bien o para mal soy Lopilato. Me tengo que hacer cargo de mi apellido. Adoro a mis hermanos, pero la gente los conoce a ellos, no a mí".

- Ellos dicen que soy la más apasionada, la más loca. Están más expuestos. Por ahora a mí no me interesa eso. Si quisiera, lo podría hacer. Podríamos trabajar los tres juntos y sería lo más fácil, si buscara la fama solamente... No es el camino que yo elijo. Por ahora estoy bien y lo disfruto. Soy feliz. Si pudiera seguir haciendo obras, lo haría por siempre. Trabajar con mis hermanos sería el camino más fácil, me estoy formando y me formé. Me siento cómoda. Lo que venga, buenísimo. Y si viene la fama, está bien, pero no es lo que busco. Si no, uno nunca disfruta.

- ¿Cómo te sentís cuando te van a ver Luisana y Michael Bublé, y salís en todos lados sólo por eso?

- Para bien o para mal soy Lopilato. Me tengo que hacer cargo de eso, de mi apellido. Con ellos me llevo súper bien. Adoro a mis hermanos, pero la gente los conoce a ellos. En ese caso puntual, es buenísimo que se pudo comunicar que yo también soy actriz. No me molesta, es parte de mi vida. Lo tomo naturalmente. Estoy marcando mi camino.

-¿Vas a volver a la tele, luego de tu participación en Alguien que me quiera, durante 2010?

- En la tele ya sabemos que te hacés conocido, y ese para mí es otro disfrute. No voy a ser de esas actrices que dicen "yo nunca haría tele". Por ahora quiero estrenar Desilusiones y el año que viene tengo planeado seguir con el teatro. Ahí tenés al público frente a vos, hay que prepararse, ensayar, es un trabajo en equipo. Además estoy incursionando en la comedia musical, que siento que es un desafío.

TE PUEDE INTERESAR