Pasar al contenido principal

La viuda de Leo Mattioli, furiosa: "Quiero que se respete su memoria"

En diálogo con el diario Muy, Marina Rosas habló sobre la supuesta polémica en torno a los derechos que dejarían unos discos inéditos del León santafesino. Los detalles.

Poco más de un mes transcurrió desde la muerte de Leo Mattioli, el popular cantante santafesino, y la polémica sobre una supuesta herencia iniciada por su mujer y los integrantes de la banda se encuentra más vigente que nunca.

La historia, en pocas palabras, es la siguiente: luego de la triste muerte de Leo -a los 38 años de edad a causa de un paro cardiorrespiratorio-, se habría abierto un foco de discusión entre Marina Rosas, la viuda del cantante de cumbia, y la banda. ¿La razón? las fortunas que podrían generar tres discos inéditos del León que aún no fueron editados.

Pero eso no es todo. Un trascendido aseguraba que, como los integrantes del grupo musical iban a seguir presentando su música en los distintos boliches, Marina pretendía cobrar un sueldo como si Leo siguiera en la banda, ya que supone que las contrataciones y presentaciones se deben a la popularidad de su fallecido esposo.

Por tal motivo, hay rumores de que tres integrantes de la banda estarían pensando en abrir nuevos horizontes y Jorge Garay, el locutor emblemático de la banda, ya se alejó definitivament del grupo.

"¿Cómo se van a estar peleando los músicos por la herencia? Tenemos seis hijos. La herencia es únicamente de ellos. Quiero que se respete la memoria de mi marido"

En diálogo con el diario Muy, la viuda de Leo Mattioli desmintió categóricamente el escándalo: “La banda no se separa. Es todo mentira. El único que se fue del grupo es Jorge Garay y porque es un mentiroso. Quiso sacar provecho de la muerte de Leo. Quiere fama. Es horrible lo que puede hacer el ser humano para tener fama. Siempre supe cómo era Garay. No es la primera vez que hace algo así", aseguró, sindicando al locutor del grupo como el responsable de la polémica.

Negando así problemas internos con la banda, Marina Rosas declaró: “No puedo creer que digan que me estoy peleando con los músicos. ¿Por qué podrían enojarse los músicos conmigo? Lo de la plata de los shows no es verdad, no tenemos shows”.

En cuanto a su posición dentro del grupo musical, del cual su marido era el líder, la mujer explicó: “Yo lo ayudaba a Leo. Era como su manager. En realidad lo acompañaba en todo por el simple hecho de ser su mujer. ¿Cómo se van a estar peleando los músicos por la herencia? Tenemos seis hijos. La herencia es únicamente de ellos, y no de los músicos o de alguien más”, aclaró Rosas respecto a las versiones de conflicto, y agregó: “Salí a hablar porque quiero que se respete la memoria de mi marido”.

Por lo pronto, el 17 de septiembre se realizará un concierto en el teatro Gran Rex en homenaje al fallecido cantante. “Estará la banda completa. Nos contrataron a todos. No hacemos shows, será el único”, puntualizó. Y asunto cerrado.