Pasar al contenido principal

Luego del dolor

El viudo de Romina Yan sale con una empresaria gastronómica

Según publica Paparazzi, Darío Giordano habría reencauzado su vida sentimental, a casi un año de la muerte de la querida actriz.

Darío Giordano y Miren Algañarás. (Foto: Revista Paparazzi).
Por Cecilia_Riano

El 28 de septiembre de 2010 la vida de Romina Yan se apagó sorpresivamente y dejó un gran vacío en sus seres queridos. La conmoción por su repentina muerte, luego de sufrir una descompensación, víctima de un aneurisma, dejó a los famosos con un profundo dolor. La noticia recorrió el mundo, no sólo por la exitosa carrera de la querida actriz sino porque perteneció a una de las familias más respetadas de la Argentina.

Cris Morena y Gustavo Yankelevich quedaron devastados, tal es así que la ex conductora decidió cerrar su productora para dedicarse a sus nietos e intentar subsanar ese terrible dolor que deja la muerte de un hijo. Darío Giordano, quien estuvo casado con Romina por 12 años, se refugió en el amor de sus chicos (frutos de su relación con Yan), Franco, Valentín y Azul, e intentó salir adelante con el apoyo de sus ex suegros.

Ahora, a menos de un año de la todavía dolorosa e inexplicable partida de Romina, Giordano volvió a apostar al amor. Así lo informa la revista Paparazzi en su último número: "Darío está saliendo con Miren Algañarás, una empresaria gastronómica que fue novia de Mike Amigorena", describen.

Miren, que en lengua vasca significa María, es rosarina y una de las dueñas del restó Porota, ubicado en pleno Palermo Hollywood. Según la publicación que dirige Luis Ventura, Giordano y Algañarás se conocieron hace algunos meses y se volvieron confidentes. Ella habría sido fundamental para que el joven productor haya podido salir adelante y continuar con su vida a pesar del dolor.

Darío almuerza, merienda y a veces se toma un café en el local de Miren y ellos tratan de no demostrar cariño en público, cuenta Paparazzi. La pareja pasa largas horas charlando y aprovechan cada momento para dar un paseo por la zona. Su entorno sabría de esta relación y, asegura la publicación, están felices por ver que Giordano vuelve a sonreír.