Pasar al contenido principal

Murió Leo Mattioli: las imágenes de su último recital, horas antes del deceso

Se presentó en Club Rivadavia de Necochea a las 5.30 del domingo. Tan sólo seis horas y media después, fallecía. Una fan se había quejado del estado en que dio el show.

PLAY ME
Por Lucas Beltramo

"Leo Mattioli junto a Grupo Pandemia, Grupo Sol Naciente, Marcelo Javier, Daniel Caro y Agustín Moreno, hoy en el Club Rivadavia, en 64 entre 59 y 57, a partir de las 22 horas", anunció Diario Necochea en su edición del sábado 6 de agosto. El líder de la cumbia santafesina se presentaba una vez más en la Ciudad del Viento, como en tantas otras oportunidades a lo largo de su carrera, y su gente se preparó para recibirlo.

Ya en la noche del sábado, mientras los cantantes y grupos que antecedían a Mattioli iban pasando por el escenario, la expectativa crecía. Una fan del músico subió a YouTube el momento en que cantaba el Grupo Pandemia, el último antes del show del santafesino. Y luego apareció él: Leonardo Guillermo Mattioli.

"Buenos noches, ahora sí, lo presentamos a Leo Mattioli", anunció el locutor. El "ahora sí" fue porque, al parecer, la espera se hizo larga, y el cantante se presentó más tarde de lo estipulado. Pero los primeros acordes provocaron el delirio de su público, que acompañó con gritos, palmas y celulares en el aire, el comienzo del recital, como se puede ver desde los 2'00'' en el video que acompaña a esta nota.

Sin embargo, horas después -y antes de que falleciera Mattioli- una lectora identificada como "María L.", expresó su enojo en la web de Diario Necochea donde se había hecho el anuncio del show, por la tardanza del mismo: "Vergonzoso ofrecer el espectáculo, esperar hasta las 5,30 de la madrugada, y ya fuera del horario legal, actuar este artista que, por las condiciones en que estaba, debería devolvernos la plata. En honor a su historia, debe dejar de presentarse", escribió a las 10.41 de la mañana del domingo, sin imaginarse que tan sólo una hora y media después, el cantante que la había hecho enojar, convertiría su bronca en conmoción y tristeza.