Facundo Arana: "La química no se inventa, está o no, y con Julieta Díaz hay" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Facundo Arana: "La química no se inventa, está o no, y con Julieta Díaz hay"

A horas del debut de Cuando me sonreís, por Telefe, el actor habló con Ciudad.com sobre su pareja en la nueva ficción, el rating, la competencia, la televisión de hoy y más.

Facundo Arana y Julieta Díaz con Cuando me sonreís por Telefe. (Foto: EsseDesarrollos).

Es uno de los actores más convocantes de la Argentina. Y la nueva gran apuesta de Telefe, para recuperar el terreno perdido en materia de rating en los últimos meses. A horas de de su regreso a la televisión con Cuando me sonreís, junto a Julieta Díaz y gran elenco, (irá a las 22 horas), Facundo Arana hizo un alto en las grabaciones para hablar de todo en una entrevista exclusiva con Ciudad.com: la ficción, el rating, la competencia, su relación con Pablo Echarri, Natalia Oreiro y hasta un sueño de Marley... ¡que lo tuvo como protagonista!

-¿Cómo te preperás para el debut de Cuando me sonreís?

-Venimos preparándonos para este debut desde hace dos meses largos. Vengo confiado y estoy contento con el resultado de lo que estamos haciendo. Me parece que Cuando me sonreís viene a engrosar una lista de muy buenas ficciones que hay este año y que todas están tocando cuerdas distintas. Nosotros traemos otra propuesta, distinta a todo lo que hay y eso me pone muy contento. Es un programa para toda la familia.

"En algún momento la profesión nos tenía que cruzar con Julieta y estoy muy feliz".

-¿Estás nervioso por el estreno?

-Lo vivo con ilusión porque es la presentación de nuestro trabajo. Es mucho esfuerzo hacer una tira, pero con los libros, el equipo y el elenco que tenemos, la verdad es que estamos preparados y ansiosos por presentarlo. Ya está todo dicho.

-Tu regreso a la pantalla chica es muy esperado por el público. ¿Cómo lo vivís?

-La verdad es que nunca me di cuenta de que estuve fuera de la pantalla, porque técnicamente no me tomé ni un minuto de vacaciones desde que terminé Vidas robadas. Me fui a recorrer el país con una obra de teatro; después hice el documental Poder se puede y seguí con el documental de Donar sangre salva vidas. Estuve tan ocupado con eso que no sentí que estaba afuera de la tele, porque estaba trabajando para la tele, para el cable. Ahora cuando me lo preguntás, digo: ‘Claro, pasó mucho agua bajo el puente’.

"Hablar de rating no es lo más simpático, pero es lo que mueve esta industria".

-Además volvés con algo muy distinto a Vidas robadas.

-Sí, fue un personaje tan distinto a lo que había hecho antes y que contaba otra cosa. Y el tema social de la novela fue el gran golpe de Vidas robadas. Fue bárbaro, porque hoy cualquier persona que vio la tira y ve una noticia o abre un diario, sabe perfectamente qué significa la trata de personas.

-¿Qué podés adelantar de Cuando me sonreís y de tu personaje?

-Mi personaje es tipo que es un reloj suizo, tiene una vida muy metódica. Es un productor musical que ha traído a las más grandes luminarias de la musical mundial. El tipo tiene una rutina hecha, pero el día que arranca la tira, la cámara lo sorprende en un día cualquiera. Desde el momento que pone un pie fuera de su casa, nada empieza a salirle como él espera. Ese mismo día conoce a Luna (Julieta Díaz) con todo su entorno, y se encuentra también con Benjamín Rojas y Mario Pasik, un entorno completamente distinto. Ahí es donde entra mucho la comedia, ya de movida. Ahí el tipo se da cuenta, mirando hacia atrás, que vivió muchas cosas en su vida, pero en realidad no le pasó nada.

-¿Cómo es volver a trabajar con Julieta Díaz, después de 099 Central?

-Es especial, porque esta es la primera vez que trabajamos como pareja y tenía muchas ganas de probar esa unión. En algún momento nos tenía que cruzar la profesión y estoy muy feliz. La química no se inventa, se da o no. Y gracias a Dios está y hace que las escenas estén llenas… Está esa magia.

"Mi vida está tan linda como la soñé".

-Van a ocupar el lugar que dejó vacante Un año para recordar, que a pesar de ser una buena comedia, no cumplió con las expectativas en rating. ¿Se vive distinto el tema de la competencia con tantas ficciones en la pantalla?

-No, para nada. Tampoco veo que los chicos de Un año para recordar estén haciendo una tragedia de esto. Hubo otros años en que se levantaban cuatro ficciones. Cuando vos ponés tanta carne al asador es probable que pese. Antes se dramatizaba más. Hoy ponés la mejor carta y si va, genial; pero no lo podés saber hasta que el programa no está en el aire. Un año… puso la mejor carta, y eso habla muy bien de Carla (Peterson) a la hora de elegir los personajes y de (Sebastián) Ortega al momento de elegir la ficción que va a hacer. Podrían haber puesto una novela cuadradita y quedarse en lo seguro.

 

 

-¿Vos estás pendiente del rating?

-Sí, es el resultado del trabajo de uno reflejado en número. No es lo más simpático de hablar, pero es lo que mueve esta industria. Antes tenías las planillas de rating que les llegaban a los canales y vos tenías que preguntarles a los productores para que te averiguaran y hasta a veces te lo escatimaban. Ahora sabés el minuto a minuto con sólo entrar a cinco páginas de Internet mientras está el programa al aire, eso también desdramatiza todo. El número sí es importante, pero no hay que dramatizarlo. También es importante para saber si el cliente va a querer publicitar o no. Pero tampoco estoy pendiente a cada minuto. Se globalizó mucho, la audiencia ya no es a través de un canal solamente… Tenés la Web. Hay gente que te tuitea Desde Grecia después del programa para decirte "qué bueno que está el programa", que lo vieron en YouTube.

-¿Cómo está tu vida personal, con María (Susini) y tus hijos?

-Mi vida está tan linda como la soñé.

"Con Pablo Echarri estamos felices, se armó un tándem bárbaro".

-¿Piensan en casarse, en tener más hijos?

-Son cuestiones que charlamos de la puerta para dentro. Son cosas tan de uno, tan nuestras... Es tan lindo tener tu familia y no tener que abrir el juego.

-¿Llamaste a Natalia Oreiro para felicitarla por su embarazo? Vimos que la felicitaste por Twitter...

-Sí, por supuesto. ¿Te acordás de la cara y de la voz de alguna amiga que te contó que estaba esperando un bebé? Bueno, esa misma cara y esa misma voz me puso Natalia. Me puse muy feliz cuando me enteré.

-Volviendo al trabajo. Vos y Pablo Echarri habían hecho una especie de pacto de no competir, es decir trabajar en distintos canales en el mismo horario. Ahora están en la misma pantalla con él. ¿Hablaste con él antes de tu debut?

-Sí, me lo cruzo todos los días. Estamos felices. Se armó un tándem bárbaro; porque además las ficciones que estamos haciendo no tienen nada que ver una con otra y están muy ordenadas en el horario. Nos parecía torpe hacer ficciones en distintos canales y estar compitiendo, porque siempre hay un ganador y un perdedor, por eso hicimos esa especie de pacto.

"Veo que los dos canales más importantes están tratando de recuperar a toda la familia, creo que estamos en el buen camino".

-¿Y cómo vivís la competencia con la vereda de enfrente? Parte con ficción (Los Unicos) y parte con ShowMatch.

-Cuando entrás en una grilla y uno horario tan caliente, en uno de los canales líderes, estás obligado a entrar en competencia. Lo vivo sin dramatismo. Si me decís que la vida de alguien depende de eso, me preocuparía. Pero esto es ficción. Lo importante es hacer un buen programa. Si vos hacés una buena ficción, en dos años nadie se acuerda del número que hiciste. Fijate lo que pasó con Padre coraje o Yago. ¿Vos te acordás del rating que hacían? Lo bueno es que la gente se acuerde del pedazo de programa que hiciste. La nueva dirigencia de Telefe está apuntando a otro tipo de programación para toda la familia. Con el ciclo de Marley, con Julián Weich, el tipo de ficción que pone al aire, Nicolás Repetto que vuelve con un ciclo para todo público... Estoy viendo una televisión más abarcativa y que no te vas a encontrar con gente que se agarra a piñas a las 9 de la noche.

-¿Qué pensás cuando ves ese tipo de cosas, como la pelea entre Flavio Mendoza y Ricardo Fort?

-Veo que son cosas que pueden pasar en el vivo. A veces se te va de las manos. Pero como vi eso, también vi al otro día un programa para toda la familia. De hecho, Adrián Suar mismo salió y dijo: "Yo no quiero peleas en mi pantalla". Si yo veo que los dos canales más importantes que hay en el país están tratando de recuperar a toda la familia, creo que estamos en el buen camino.

-Por último, Marley confesó que un extraño sueño que tuvo: él estaba haciendo su clásico programa de viajes por el mundo y vos eras su camarógrafo. ¿Te enteraste?

-¡No! Ja, ja. Pero si me está haciendo una propuesta, yo me voy de camarógrafo de Marley, porque los viajes que hace me parecen maravillosos. Lo que no voy a hacer es comer ningún tipo de cucaracha ni de serpiente ni nada. Eso se lo dejo a él.
 

TE PUEDE INTERESAR