Gimena Accardi: “Doy la vida por Nico” - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Gimena Accardi: “Doy la vida por Nico”

La actriz recientemente incorporada al elenco de Herederos de una venganza habla de todo con Ciudad.com. Su carrera, sus deseos y su amor incondicional: Nicolás Vázquez.

Dicen que lo bueno viene en envase pequeño. Y esta no es la excepción a la regla. Gimena Accardi, con sus cortos 26 años, es dueña de una importante carrera en televisión y, como todos los artistas, busca posicionarse como primera actriz.

Antes de llegar al prime time de El Trece en Herederos de una venganza con su papel de China Villegas, Gimena puso su impronta en Casi Ángeles, Amor en custodia, Alma Pirata, Los simuladores, entre otras ficciones.

De novia con el actor Nicolás Vázquez, protagonista de Los Únicos, Accardi vive con él un amor que, pese a haber nacido en la ficción, es tan real que nuestra entrevistada se emociona al hablar de los cuatro años juntos. En medio de las grabaciones, Gimena Accardi deja el libreto de lado y, sin cassette, atiende a Ciudad.com.

-Te sumaste a Herederos de una venganza hace muy poquito, ¿cómo fue ese comienzo?

-Al principio estaba muy nerviosa. Tenía que sumarme a un elenco que ya estaba grabando hace muchos meses y fue raro. Pero el primer día de grabación me sentí como en mi casa, muy cómoda.

-¿Cómo te sentís con el personaje?

Me divierte mucho. Es un personaje fuerte y me entretiene mucho más que hacer uno tranquilo. Tengo la posibilidad de jugar más con este papel, que es el de la mujer de Lucas (Caponi) que se da cuenta de que a su pareja le pasan cosas con Emilia (Marcela Kloosterboer). ¡Y se pone como loca! Me encanta el papel.

"No es que me encanta ver a Nico besarse con otra, pero tampoco me parte el corazón. Es un trabajo".

-Si bien trabajaste en novelas, estuviste en varias tiras infantiles. ¿Sentís que hay un cambio en tu participación en Herederos, teniendo en cuenta que está en el prime time de la pantalla chica?

-Estoy acostumbrada a trabajar en novelas. Obviamente que es distinto. Cuando trabajas para un público infantil tenes la libertad de “caricaturizarte”, en cambio para grandes, uno es más terrenal para laburar. De todas maneras, soy consciente que es una tira importante en la televisión.

-Si tuvieses que elegir, ¿con qué formato te quedas?

No puedo elegir porque son cosas muy distintas. Cuando estaba en Casi Ángeles y fuimos al teatro disfruté muchísimo. Es más, deseo volver a pasar por una situación así porque fue increíble: tres funciones por día, localidades agotadas, el teatro lleno, los chicos súper demostrativos, que te abrazan y te besan como si te conocieran de toda la vida. Me encantó. Por otro lado, en las novelas para adultos tengo la posibilidad de mostrarme un poco más seria, más dramática, con escenas fuertes. Si me das a elegir en este momento, no sé porque me gustan ambos formatos. Lo mismo ocurre con trabajar en televisión, teatro o cine: cada cosa tiene su encanto. Quizás en este momento digo televisión porque es con lo que más estoy acostumbrada.

-¿Qué novelas te gustan de las actuales?

No soy muy novelera, aunque parezca contradictorio. Tiene que ver con que trabajo todo el día con esto que no me siento a mirar otras. De todas maneras, creo que este año las novelas son muy buenas y variadas. La gente tiene la posibilidad de elegir. No estamos frente a novelas muy cotidianas y eso está buenísimo. En casa miramos Los Únicos y después obviamente Herederos para verme, ja, ja. Antes de estar trabajando, me había enganchado con El Elegido, que me gustó mucho, porque las actuaciones son fantásticas. Si no compitieran en el mismo horario, miraría todas.

-Estas con nuevos proyectos personales, ¿es así?

Si, hay un proyecto en cine. Pero todavía no está nada confirmado. Está el guión, la historia, todo, pero todavía hay que esperar. No es ni una comedia ni un drama, sería una película de época, que nunca hice, así que estoy con ganas de que salga.

-Mucha gente no sabe exactamente cómo te conociste con Nicolás Vázquez. ¿Cuándo nació el amor?

Nosotros nos conocimos en Alma Pirata, en donde yo hacía de la hermana menor de Nico. Después empezamos a trabajar en Casi Ángeles, y para septiembre del final de la tira, ya empezamos a salir.

-¿Qué significa Nico en tu vida?

¡Todo! Estoy muy enamorada. Nunca me había pasado de sentir un amor tan grande. Es por la única persona en el mundo que yo podría dar la vida. Lo amo profundamente, doy la vida por él.

-¿Sentís que el hecho de haberse conocido en la ficción te quita espacio para los celos? Es decir, lo conociste así…

No, la verdad es que no soy muy celosa. Confío en él ciegamente y la realidad es que es un trabajo. No es que me encanta verlo besarse con otra, pero tampoco me parte el corazón. Es un trabajo. Todos los actores no se enamoran de quienes se besan, son situaciones que ocurren y forman parte de la vida laboral. Lo nuestro fue algo distinto, no es que lo que le pasó conmigo le tiene que pasar con otra persona… Hay que gente a la que le pasará, pero no es nuestro caso. Así que no, no me da miedo.

-¿Qué les gusta hacer con Nico cuando están sin grabar?

La verdad es que somos muy desestructurados y organizamos siempre sobre la hora. Hacemos asados en casa, en lo de amigos. Quizás agarramos el auto y nos vamos un fin de semana a la costa, o quizás nos quedamos encerrados viendo películas. Súper variado.

"Cuando estaba en Casi Ángeles y fuimos al teatro lo disfruté muchísimo. Deseo volver a pasar por una situación así, porque fue increíble".

-¿Cómo te sentís cuando no estás en pantalla? ¿Sentís que se corta el feeling con el público?

Disfruto de todos los momentos, no sólo cuando tengo pantalla. El reconocimiento de la gente siempre fue muy positivo, nunca me pasó de vivir ninguna situación extraña con algún fan. Yo freno, saco la foto, firmo el autógrafo, todo. A mi me mandan regalos para mi cumpleaños de países que no lo puedo creer. Eso quedó de cuando hice el éxito de Casi Ángeles, que triunfó en muchos lugares. Pero después, si estoy sin trabajar, salgo a la calle y si no me saluda nadie, también lo disfruto.

-Si bien siempre estuviste relacionada a la actuación, hiciste algunas publicidades para marcas de ropa para jóvenes. Tenes un costado muy sexy que de vez en cuando dejas a la luz...

Te agradezco porque lo tomo como un piropo. Pero no siento que conviva con un perfil sexy, convivo con Nico Vázquez más que con un costado sexy ja, ja. ¡Soy cero sexy! De hecho, hace poco me llamaron de una revista de ese estilo, en donde las chicas salen desnudas prácticamente, y me reí porque dije “¿me están cargando?”. Me llamó la atención porque no tengo para nada ese perfil. Ni siquiera me tocó interpretar personaje sensual.

"¡Soy cero sexy! De hecho, hace poco me llamaron de una revista de ese estilo, en donde las chicas salen desnudas prácticamente, y me reí porque pensé que me estaban cargando".

-Pero no podes negar que tenes un muy buen físico.

Sinceramente creo que es genético. Siempre fui muy chiquita, muy menudita. Como muchísimo y no engordo. Me anoté en el gimnasio, fui cuatro veces y no fui más. Pero bueno, ya a los 26 años hay que cuidarse porque no es lo mismo que a los 18.

-El gimnasio por ahora no, ¿pero haces otras actividades?

Pinto. No lo hago como algo profesional, claro. Pero como hobby me gusta pintar. Y la realidad es que grabo todo el día, no puedo hacer mucho. Cuando llego, tengo ganas de descansar. Pero cuando tengo un rato pinto, riego las plantas, estoy mucho con mi perra y mi gato.

-¿Podemos proyectar a Gimena Accardi, dentro de algunos años, casada con hijos?

-Si, me veo. No sé si tanto casada, porque como venimos estamos muy bien. No es algo que me quite el sueño, pero con hijos seguro.

-¿Te ves protagonizando una nueva tira? La heroína de alguna ficción…

Absolutamente. No me llegó la propuesta, pero me encantaría. Si en algún momento me lo propusieran, estaría feliz de la vida.

TE PUEDE INTERESAR