Carta de una botinera retirada - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Carta de una botinera retirada

Eliana Guercio, casada con el arquero Sergio Romero, es una de las pocas que dejó el medio y se abocó full-time a su familia. Y horas atrás me sorprendió con un e-mail que quiero compartir con ustedes.

Eliana Guercio y Sergio Romero, su esposo. (Foto: Web)

Eliana Guercio es una de las pocas botineras que se jubiló de las plumas, y se abocó por completo a su familia. Abandonó las notas, los Bailando, las pólemicas y todo lo relacionado al show, en su mejor momento. Se caso con el arquero Sergio Romero, se fue a vivir a Holanda y tuvieron a Jazmín, una hermosa beba. Desde su retiro, sólo apareció en fotos, pero horas atrás me sorprendió con este  correo electrónico que me gustaría compartir con los usuarios de Ciudad:

"A las que hablan impunemente de las -tan envidiadas- mujeres de los futbolistas, se les nota bronca, ¡¡¡como si les hubiesen robado el esmalte, chicas!!! Las quiero desasnar: ustedes se visualizan mantenidas, tiradas en mansiones sin hacer nada, viajando por el mundo o gastando dinero en el shopping. Sepan que yo, desde el día en que llegue con mi marido a Holanda, soy quien me levanto cada mañana para preparar el desayuno, exprimir naranjas, batir café, etcétcera".

"Lo hago feliz, ¡porque es una de las tantas formas en las que le manifiesto mi amor! Y con el mismo amor, plancho sus ropas para que se lo vea espléndido. Nadie, por dinero, planchará como yo, porque lo amo. Aunque les parezca loco, el amor también te hace cocinar y a la carta, porque siempre le pregunto a Ser qué le gustaría comer. Lo mismo ocurre con el resto de las tareas hogareñas, porque lo que se hace con amor, (y no por una persona paga) se disfruta más".
 
"Todo lo hago porque quiero, ya que obviamente podría tener mucama, cocinera y niñera, sin embargo disfruto hacerlo yo, porque amo mi familia y quiero disfrutar de cada segundo. Agradezco a Dios tener la fortuna, y no hablo de dinero, sino de mi marido y mi hija, bellos y hermosos, que me convierten en una verdadera reina. Quizás, si dejaran de lado la envidia, ¡se enterarían que el amor existe!".

"No digo que esté mal trabajar fuera de casa, pero se puede elegir hacerlo dentro. Seguramente, las hace sentir mejor trabajar de lindas. Yo viví las dos experiencias, y me quedo toda la vida sintiéndome una mujer plena, a cargo de su casa y su familia y divina sólo para los míos. Deberían hacer autocrítica sobre sus dichos sobre las “botineras”, a quienes no conocen, ya que en base a ellos, por lo menos a mí, no me llegan al taco de mis Vuitton. Con todo cariño se lo dedico a las esposas conocidas y no conocidas de los tan deseados futbolistas. Vi BDV y me inspiró a escribir esta bellísima carta. Te mando mil besos, Eliana".

Sin dudas, este es el extraño caso de una metamorfosis única, de una polémica vedette devenida en ama de casa de bajo perfil. ¡Todavía creo en los milagros!

TE PUEDE INTERESAR