Juana Viale: de aquel escándalo a esta tragedia - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Juana Viale: de aquel escándalo a esta tragedia

Tras la publicación de las fotos con Martín Lousteau, la actriz se recluyó en sus afectos y evitó hablar con la prensa. Continuaba su vínculo con Gonzalo Valenzuela, pero pensaba en redicarse en el exterior.

Juana Viale perdió a su bebe. (Foto: Web)

Perfil subterráneo, rodeada de sus íntimos y saliendo sólo para hacer lo indispensable.  Esa fue la actitud que adoptó Juana Viale luego de la publicación de las fotos y el video a los besos con Martín Lousteau.

La actriz, el ex ministro de Economía y Gonzalo Valenzuela, los involucrados en el Juanitagate, evitaron el contacto con la prensa desde aquel martes 19 de abril, cuando salió la revista Paparazzi con las imágenes que se replicaron en todos los medios.

En las últimas semanas la actriz se refugiaba en la casa de su mamá, Marcela Tinayre, quien le avisaba cuando había o no periodistas haciendo guardia, buscando su testimonio. Pero la mayor parte del tiempo la pasaba en la casa que Mirtha Legrand tiene en el country Golf Club de Pilar. Allí convivía con el actor chileno, quien había decidido seguir con el vínculo al menos hasta el nacimiento de su hijo.

Días atrás, Ciudad.com había informado que la actriz tenía la intención de radicarse por un tiempo en el exterior luego de dar a luz, para tener una vida más tranquila.

Su asistencia a los premios Martín Fierro, que se entregaron el domingo 22, estuvo en duda hasta último momento. Juana tenía ganas de ir por estar nominada como mejor actriz por su papel en Malparida, pero finalmente desistió de ir al hotel Hilton, principalmente para evitar que su embarazo de ocho meses se viera expuesto a una presión mediática de la prensa.

La nieta de la Chiqui recibió con gran felicidad la noticia de que la telenovela de El Trece había ganado el premio a la Mejor novela. Pero 48 horas después esa sonrisa se le borró de la cara. La tragedia había tocado a su puerta.

TE PUEDE INTERESAR