Pamela David: "No le tengo miedo a las críticas, la mala leche existió siempre" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Pamela David: "No le tengo miedo a las críticas, la mala leche existió siempre"

Antes del debut de Desayuno americano, la conductora dialogó con Ciudad.com y habló de todo: la competencia, su paso por Animales y los comentarios por su relación con Daniel Vila, dueño del canal.

Pamela David y Diego Pérez conducirán Desayuno americano. (Foto: Prensa América).

El miércoles 27 de abril, a las 9.30 horas, debuta Desayuno americano por la pantalla de América, con la conducción de Pamela David y Diego Pérez. La dupla estará acompañada por Angel de Brito, Martín Siccioli, Toti Pasman, Dallys Ferreira, Gladys Florimonte, Cecilia Ruffa y Natalia Moncalvi. La modelo y actriz dialogó con Ciudad.com sobre este nuevo desafío, sobre la competencia, el rating, las críticas y su vida privada.

-¿Cómo estás viviendo las horas previas al debut de Desayuno americano?

-Bien. Hoy hicimos una pasada, nos juntamos y nos sirvió muchísimo para conocernos. También conocimos la escenografía. Estamos muy tranquilos. Somos una banda, hay ganas de trabajar y nos llevamos todos bien. Las energías están bien, estamos todos bien.

-¿Qué expectativas tenés de tu desempeño en el programa?

-Yo soy medio hincha, exigente. Seguramente no voy a estar conforme porque me encanta exigirme; pero no tengo presiones porque somos un montón, somos un equipo grande. El programa va a dar para hablar de distintos temas. Me siento una persona más que común y eso está bueno porque eso es lo que queremos transmitirle a la gente, la curiosidad que ellos tienen en su casa. Debatir los temas y que ellos se sientan acompañados, como que estamos adentro de su casa, esa es la idea. El formato es muy relajado y tenemos una producción que está en todos los detalles. Hoy hicimos una pasada y se nos fue volando, nos divertimos.

"Yo soy medio hincha. Seguramente no voy a estar conforme porque me encanta exigirme".

-No es la primera vez que haces conducción pero quizá ahora apuntás a otro tipo de público, ¿cómo lo tomás?

-La verdad es que yo no veo el cambio porque siempre es distinto el público. Yo soy de ponerme el traje del trabajo que tengo que hacer: por ejemplo en 2002 me tocó hacer un trabajo de conducción junto a Alejandro Lacroix en MTV, un programa chiquito llamado Conexión para un público adolescente, nada que ver con el de ahora. Después, como actriz hacés un infantil y son todas familias y chicos; a la noche sos una vedette y es gente grande. Fui tocando todos los públicos, si bien los dos últimos años fue el de Animales sueltos, era un televidente trasnochador y subido de tono, no es el de la mañana, obvio, pero hay público para todo. Yo estoy acostumbrada a acomodarme a cada lugar al que voy y me siento cómoda. Me adapto a todo: ambientes, lugares, horarios. No creo que sea tan distinto tampoco. Si lo comparo con Animales, es distinto, pero no sólo hice eso.

-¿Tu rol de femme fatale que hacías en Animales sueltos va a quedar un poco relegado?

-No, no tiene que ver. En Animales había una bajada de línea, había un formato que me indicaba que tenía que ser así. Esto es mucho más relajado, es como que somos un grupo de amigos, que nos conocemos y nos llevamos bien, que debatimos temas de interés general. La idea es acompañar a la gente a la mañana, que es importante, y tocar todas las noticias, no nos vamos a tomar con poca seriedad si hay noticias tristes o fatales, no vamos a morirnos de la risa con eso. Pero también es cierto que apuntamos a otra forma de vida, a tomar todo con otra forma de vida y divirtiéndonos. Lo que vivimos hoy acá fue eso, se logró naturalmente.

"Estoy acostumbrada a acomodarme a cada lugar al que voy. Me adapto a todo: ambientes, lugares, horarios".

-Van a ser la competencia directa de AM, el programa matutino de Telefe: ¿cómo lo vivís?

-Yo los conozco y los quiero a todos. La palabra competencia quizá no me resulta la adecuada porque nos conocemos todos y cada vez que fui de invitada me sentí súper cómoda, respetada. Los quiero y tengo buena onda. No lo veo como una competencia, nosotros ofreceremos una opción distinta cuando la gente haga zapping. Sinceramente, la idea no es mirar lo que hace AM para ver qué hacemos nosotros, pero porque es distinto.

-¿Estás pendiente del rating?

-Soy de mirar, sí. Tenemos una obligación que no es poca: arrancar la mañana de América, donde hoy no hay nada, está en cero. Nos entrega la nada de la nada. Me acuerdo que Mañaneras era un programa que yo veía porque tenía un montón de cosas interesantes. Quizá los números no acompañaban, pero tenía su estilo. El canal lo bancó dos años porque también era una opción distinta para la gente. Esa es la idea, cubrir las mañanas con otra opción.

"La idea no es mirar lo que hace AM para ver qué hacemos nosotros, porque lo nuestro es distinto".

-Hace poco blanqueaste tu relación con Daniel Vila, el dueño del canal, y quizá eso se preste a que las críticas sean más duras, ¿cómo te preparás para eso?

-No tengo ese temor. Las críticas siempre estuvieron. Si fuera por las críticas, no hubiese hecho nada si me hubieran importado. Al salir de un reality (El Bar) en 2001, la verdad es que no tendría que haber hecho nada con el prejuicio de ser una ex reality o una chica Sofovich. Antes la pregunta era cómo podía hacer una tira como Doble vida con grandes actores si era una chica Sofovich. Y a lo largo de mi carrera hubo un montón de prejuicios, como 10 millones. Esto no es más que eso, hasta que se acostumbren… o no. A mí no me afecta, me encantan las críticas, yo soy de mirar, de buscar. No soy de las soberbias que sólo quieren halagos. Al contrario, son las que más escucho. Las críticas las voy a estar esperando pero sin miedo. Con Diego Pérez soñamos que esto perdure; no es que la queremos romper y que sea un fenómeno. Queremos que perdure y acompañar, y las críticas van a ser bienvenidas. Igual es sentido común, la mala leche existió siempre.

"Si fuera por las críticas, no hubiese hecho nada. Sobre todo después de haber salido de un reality...".

-Hablando a nivel personal, ¿Cómo va tu relación con Daniel Vila?

-Bien. Pero la verdad es que no es de mala onda, pero voy a optar por no hablar. Ya está, ya se dijo todo lo que decir.

-Pero piensan en formalizar la relación y quizá tener un hijo más adelante?

-No, no pienso tener un hijo ni formalizar la relación. Es un no definitivo.
 

TE PUEDE INTERESAR