Claudia Albertario: "Haciendo Cruzadas me di cuenta de que quiero vivir del cine" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Claudia Albertario: "Haciendo Cruzadas me di cuenta de que quiero vivir del cine"

La actriz le cuenta a Ciudad.com cómo fue trabajar con la Casán, Pinti y Nacha Guevara, y deja una perlita: "Gracias a Moria tengo a mi hija".

Diego Rafecas junto a Claudia Albertario y Nacha Guevara.

El 21 de abril se estrena Cruzadas, la película de Diego Rafecas en la que Claudia Albertario hace de "una bailantera muy guarra", según sus propias palabras a Ciudad.com. La actriz y modelo está tan feliz con su trabajo en la pantalla grande que hasta sueña con dedicarse toda su vida a filmar.

-¿Cómo es tu personaje en Cruzadas?

-Es una bailantera muy guarra y yo tuve la posibilidad gracias al director Diego Rafecas de extremarlo. Mi participación es muy corta pero concisa.

Si querés saber más de esta película, podés hacerlo a través de Facebook y de Twitter (@CruzadasLaPeli).

-Decís que es un estereotipo lo que hiciste. ¿En qué te inspiraste?

-En varias cosas, lo jugué desde un lugar de prostituta. Usé a una mujer “reventada”. No me inspiré en nadie en particular pero sí en armarlo a través de personajes que vi en películas o fotos de gente anónima que me crucé en la vida.

-¿Cómo sentiste que salió el producto final de tu trabajo?

-Estoy feliz. Vi el material de lo que yo hice y algunas otras cosas aunque no vi toda la peli todavía.

-¿Qué es lo que más disfrutaste a la hora de hacer la película?

-Me gustó lo desprejuiciado que es mi personaje. Es una mina que rompe todos los esquemas y el qué dirán. Ella está en su mundo, en su noche. Está ensimismada. Está más allá del bien y del mal.

-¿Qué significa para vos trabajar con tres actores tan reconocidos y experimentdos como Enrique Pinti, Moria Casán y Nacha Guevara?

-Con Moria ya había trabajado, de hecho la conozco hace bastante y tengo a mi hija gracias a ella (N. de la R.: Moria le presentó a su marido y padre de su hija, Simona). Enrique es un genio y con Nacha tuve charlas más profundas, fue muy interesante. Son tres grandes. Encima Enrique me recomendó para Shangai, la obra de teatro que estoy haciendo. Más no puedo pedir.

-¿Cómo te eligieron para la película?

-A través de Moria. Un día salimos a cenar con mi marido, ella y Diego Rafecas. Yo había visto Paco y Un buda (dos de sus obras en pantalla grande) y le dije que me encantaría trabajar con él. Me preguntó si bailaba o cantaba y le dije que sí, que me las rebuscaba más o menos con las cosas, y después surgió la posibilidad de hacer un personaje en la peli.

-¿Cómo fue ésta, tu segunda experiencia en cine?

-Ya había hecho Dos ilusiones de Martín Lobo, una tragicomedia. Ahí tenía el protagónico y haciendo Cruzadas me di cuenta que quiero vivir del cine, es un ritmo que me fascina, podés jugar, es un amor diferente al teatro y a la tele. Es más parecido a la publicidad, con lo que empecé esta carrera.

Si querés saber más de esta peli, podés hacerlo a través de Facebook y Twitter.

TE PUEDE INTERESAR