¿Por qué Susana Giménez no tiene novio? - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

¿Por qué Susana Giménez no tiene novio?

La diva suele renovar sus parejas cada cierto tiempo y pocas veces se la ha visto sola. Este es el período más largo en el que está sin compañía. Te contamos los motivos.

Susana Giménez sigue sola y es noticia.

Es la primera vez en mucho, pero mucho tiempo, que la diva no se muestra acompañada por un largo período.

Desde su ruptura con Damián Popiloff, que no fue de sus relaciones más oficializadas, que Su no volvió a relacionarse (por lo menos a la vista de las cámaras) con ningún hombre.

Ella misma dice que prefiere estar así: "Estoy re sola porque quiero, es una elección", había dicho allá por septiembre de 2010. Y antes, en mayo, a punto de arrancar su programa, también afirmaba: "Estoy encantada de estar sola, me acuesto y me levanto a la hora que quiero".

“Cuando esté con alguien les voy a avisar”, anticipó la diva hace menos de un mes cuando, ridículamente, se la relacionó con Leandro Penna, el ex bañero del programa 3, 2, 1... ¡A ganar! de Marley.

Lo cierto es que después de su relación con Jorge Rama, que duró poco más de tres años (estuvieron juntos desde 2005 hasta mayo de 2009), quien falsificó unos cheques de su ex pareja y ahora podrían verse las caras en un careo ante la Justicia, Susana no volvió a encontrar un amor duradero.

Antes, la diva había mantenido una extensa e importante relación con Jorge "Corcho" Rodríguez (hoy pareja de Verónica Lozano y padre de su hija), desde 1998 hasta 2003. Esto había ocurrido luego de su matrimonio (legal, sí con vestido blanco de Elsa Serrano y todo) con Huberto Roviralta, que ocurrió en 1988 y terminó en escándalo (cenicerazo mediante) en 1997.

Quizás su gran amor ya se había ido, justamente pocos años antes, cuando su relación con Ricardo Darín terminó, allá por 1987, luego de casi diez años de idas y vueltas.

El actor fue quien "reemplazó" a otra de las importantísimas relaciones de la diva: en 1978 se terminaba su romance, increíble pero real, con Carlos Monzón, con quien se había conocido durante el rodaje de La Mary en 1974.

Aunque Susana nos acostumbró a que su vida sea un incesante ir y venir de novios, ahora, con 67 abriles encima, al parecer prefiere la soledad, el disfrute de su familia, de sus amigos y de sus perros. ¿Hasta cuándo le durará?

TE PUEDE INTERESAR